La prueba de las promesas, de Ruiz de Alarcón

martes, 10 de abril de 2012
MÉXICO D.F. (apro).- Por primera ocasión desde que Luis de Tavira asumió su dirección artística, la Compañía Nacional de Teatro (CNT) lleva a escena una obra del dramaturgo mexicano del Siglo de Oro, Juan Ruiz de Alarcón: La prueba de las promesas, en un montaje a cargo de Carlos Corona. Dentro de su propósito de articular un repertorio, la CNT tenía la asignatura pendiente de escenificar una obra de uno de los dramaturgos centrales en la historia del teatro mexicano, quien irrumpió en la escena del teatro del Siglo de Oro con la misma fuerza y hondura que un Tirso de Molina o un Lope de Vega. Carlos Corona interviene el texto original de Ruiz de Alarcón, para incluir un prólogo tomado de una escena de La cueva de Salamanca y un epílogo en torno al tema de la ilusión, como un homenaje al autor y al teatro en general, respetando en todo momento la actuación en verso. En este sentido destaca el trabajo que el director, con la asesoría de Jorge Ávalos, realizó con los actores en torno a la correcta entonación del verso, respetando técnica y métrica, para ir mucho más allá de “decir bien” un texto y ofrecer al público un verso vivo, que se respeta incluso en las adiciones al texto original. Alarcón ofrece un texto en el que nos muestra que la ilusión a veces se percibe como más “verdadera” que la propia realidad, y lo hace con una gran profundidad basada en el fundamento psicológico de la maquinaria de la intriga. Como en todas sus obras, en La prueba de las promesas se ponen en tela de juicio dos de sus principales obsesiones, la amistad y la verdad, en este caso particularmente a través de la veracidad de las promesas. En el texto de Juan Ruiz también podemos vislumbrar el origen del país de la mordida en que tristemente se ha convertido y de las promesas incumplidas de muchos políticos que, una vez en el poder, no tienen el menor interés en volver realidad lo ofrecido en campaña, tema muy ad hoc con nuestros tiempos electorales. Al igual que en la época en que fue escrita, la combinación de idealismo y realismo de La prueba de las promesas resulta profundamente moralizadora y muestra también cómo las diferencia de las clases sociales fueron en la época de Juan Ruiz, y lo siguen siendo ahora, un detonador de prejuicios y calamidades. Como dato interesante, el Teatro Juan Ruiz de Alarcón de la UNAM fue inaugurado en 1979 con esta obra, en cuyo elenco participó Rosenda Monteros en el papel de la dama joven, bajo la dirección de Juan José Gurrola. Ahora, Monteros, actriz de número de la CNT, participa con un personaje creado por Carlos Corona para ella. Además, actúan Diego Jáuregui, Mariana Gajá, Héctor Holten, Everardo Arzate y Carmen Mastache, entre otros miembros del elenco estable de la CNT. La escenografía e iluminación son de Juliana Faesler, vestuario de Jerildy Bosch, música original de Leonardo Soqui y movimiento corporal de Ruby Tagle. La prueba de las promesas realizará temporada hasta el 6 de mayo con funciones jueves y viernes a las 20:00, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas, en la Sala Héctor Mendoza de la Casa de la Compañía Nacional de Teatro.

Comentarios