La Casa de mi Padre: Hollywood en español

lunes, 30 de abril de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Armando Álvarez es un alma generosa que ha vivido y trabajado en el rancho de su padre durante toda su existencia. Adora a la naturaleza y a su familia, aunque el papá prefiera a su hermano Raúl. Las cosas no van bien para el rancho de los Álvarez: los problemas financieros los aquejan, pero todo parece mejorar cuando Raúl regresa al rancho, al lado de su novia Sonia, ya que es un empresario exitoso que promete sacar a su padre de todo apuro. La situación sin embargo adquiere un giro inesperado, pues resulta que Raúl está metido en una situación delicada, misma que llevará a él y a su familia a una guerra en contra del narcotraficante más temido, el Onza. Esta es la sinopsis del nuevo proyecto cinematográfico encabezado por Diego Luna (Raúl), Gael García (Onza), Will Ferrel (Armando) y Génesis Rodríguez (Sonia), una comedia hecha en Hollywood que tiene la particularidad de estar hablada en español. ¿Por qué? Básicamente por una idea del comediante Will Ferrel: "No recuerdo de dónde salió la idea, de hecho no existe una razón específica pero siempre había tenido ganas de hacer algo en español. Yo no hablo español, pero la idea de tener a algún famoso angloparlante, estrella de cine, en un proyecto así, es algo que no ves todos los días. Y me encantan los westerns mexicanos.” La película es dirigida por Matt Piedmont, con guión de Andrew Steel, ambos con una trayectoria sólida dentro de la comedia estadunidense gracias a su experiencia en el exitoso programa de televisión Saturday Nigth Live, en donde Ferrel estuvo por varios años. El proyecto se construyó alrededor de la idea de hacer una especie de telenovela mexicana, combinada con un western. "Cuando estuve en Saturday Night Live, parodié las telenovelas como seis veces, son tan exageradas, tan dramáticas que se prestan fácilmente para la sátira. Pero no queríamos que fuera una mera parodia, así que usamos la telenovela como la base para algo más creativo”, comenta Steele. De hecho la cinta puede catalogarse como ecléctica: “La inspiración de la cinta proviene de viejas películas mexicanas, spaghetti westerns, incluso películas hollywoodenses clásicas con temas dramáticos, el concepto de telenovela fue como la cereza en el pastel”, agrega Piedmont. Sobre Diego y Gael La producción de la cinta dudaba que Diego y Gael fueran a aceptar participar, principalmente porque no son actores de comedia (obviamente no sabían del trabajo de esta dupla en Rudo y cursi): "Fue maravilloso que aceptaron porque aportaron mucho a la película, además se encuentran dentro de los mejores actores del mundo…, (durante la filmación). Diego era como una especie de joven Pacino, sus ideas sobre la interpretación de su personaje eran acertadas y graciosas. Gael también lo hizo estupendamente bien, su interpretación del villano de la historia, salido de una cinta de James Bond, resultó muy hilarante", comentó Piedmont. Por su parte, Luna comentó: "Cuando mi agente me platicó de la película sonaba tan loco que pensé que se estaba burlando de mi: Una cinta con Will Ferrell, situado en México, pero filmado en California, en español, donde yo iba a interpretar a su hermano, ambos mexicanos; una comedia actual con un comentario social interesante… Yo dije, ¿qué chingados? Entonces leí el guión y realmente lo amé. “Luego hablé con Piedmont, y me agradó. El tenía estas ideas creativas de cómo filmarlo y un lenguaje visual que sonaba interesante y loco, nada que hubiera visto antes. Así que fue muy sencillo querer formar parte de esto." Y agrega: "Trabajar con Will fue una de las mejores experiencias que he tenido. Realmente lo quiero. Es una persona muy generosa, trabajó muy duro... ¿Hacer una película en español con el español que él habla? Dios mío, eso debió haberlo vuelto un poquito loco. Pero se aventó a hacerlo y estaba tan comprometido que realmente hizo un verdadero trabajo." El temerario Will Ferrell Irónicamente, Ferrell, quien es conocido por sus dotes de improvisación, tuvo que apegarse lo más posible al guión puesto que su español no es fluido: "Tuve que memorizar mucho. Trabajé el guión con un traductor cerca de 3 o 4 veces por semana, revisamos la pronunciación, la cadencia adecuada de los enunciados y esas cosas. Posteriormente, íbamos juntos al set y revisábamos el trabajo que se iba a realizar ese día, así que cuando comenzó la filmación, nadie tuvo que esperar a que yo me aprendiera mis escenas”, comenta Ferrell. Por su parte, Piedmont dice al respecto: “Will es sin duda el rey de la improvisación, pero aquí no lo pudo hacer. Fye algo muy valiente, como cuando hicieron que Rocky peleara con una mano atada a la espalda. Will es un genio, sus instintos son descomunales, es temerario y se compromete con todo. La idea de él hablando español es una locura, pero si conoces a Will, sabes que de alguna manera esta situación es algo sumamente lógico y extraordinario."

Comentarios