Computer Chess, la película

martes, 22 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- En el Festival de Cine de Berlín (Berlinale) se presentó la película “Computer Chess” (Ajedrez por computadora), del director Andrew Bujaskis, que recibió una crítica elogiosa. El filme trata de los programadores obsesivos que a principios de los años ochenta buscaban enfrentar sus diferentes programas en torneos de ajedrez. Los programadores Michael Papageorge (Myles Page) y Peter Bishton (Patrick Reister), así como su mentor, Martin Beuscher (Wiley Wiggins), aparecen con sus propias máquinas para enfrentarlas unas con otras. Los que participan en este singular torneo emiten sus opiniones sobre la inteligencia artificial, el ajedrez computarizado y hasta hacen preguntas filosóficas sobre el futuro del juego ciencia gracias a las computadoras. Todo va muy bien. Los programas juegan de acuerdo a los algoritmos programados… pero algo se sale fuera de control. En el sitio oficial de la película se dan datos por demás importantes en lo que se refiere a este tema. Hay incluso algunas partidas memorables de esa época. Se tiene un primer duelo entre máquinas, documentado oficialmente, en el que se enfrentaron una computadora soviética, Kaissa, del Instituto de Física Teórica y Experimental de Moscú, y la computadora M-2, que venció al programa de Kotok y McCarthy (sí, el creador de Lisp y quien acuñó el término ‘inteligencia artificial’), desarrollado por estudiantes de la Universidad de Stanford bajo la supervisión de los investigadores mencionados. Cabe señalar que el duelo se realizó vía telégrafo y duró alrededor de nueve meses. Kaissa, a todo esto, fue el primer Campeón Mundial del Ajedrez Computarizado en 1974. El resultado final del match entre ambas máquinas fue de 3-1 en favor de los soviéticos. Por supuesto que como en muchas películas basadas en hechos reales, por motivos de dramatización y para darle interés a lo que ocurre en el filme, los personajes han sido exagerados respecto de los que vivieron en el mundo real estos acontecimientos. Aquí al menos no ocurre ninguna escena de dos jugadores pensando sesudamente y uno diciéndole al otro, mirándole a los ojos mientras ejecuta su movimiento: "jaque mate". Eso es muy de las películas, pero es un estereotipo falso. Hoy en día la mayoría de las partidas no llegan al jaque mate. El jugador que está perdido generalmente se rinde, abandona la partida. Quizás no sea la gran película, pero sin duda es una especie de documental interesante para aquellos que quieran echar una mirada a este extraño mundo de los programadores que, casi en la obsesión, usan las computadoras para poder resolver los grandes misterios del tablero. “Computer Chess”, con una duración de 92 minutos, está dirigida por Andrew Bujalski.

Comentarios