Hostages, nueva serie en Warner Channel

miércoles, 9 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Hostages es la nueva serie de Warner Channel, de 15 capítulos, donde el tema central apunta a un atentado contra el presidente de Estados Unidos. En este thriller político la cirujana del presidente del país más poderoso del mundo, Ellen Sanders (interpretada por la actriz australiana Toni Collette), es asignada por un grupo de conspiradores para ejecutar al político. La historia se desarrolla cuando el jefe del Ejecutivo debe ser intervenido quirúrgicamente por ella, pero un día antes irrumpe en su casa el agente del FBI Duncan Carlisle (protagonizado por Dylan Mcdermott), quien está a cargo de la conspiración, y toma como rehé a la familia de Sanders. La cirujana debe obedecer o asesinarán a su esposo, hija e hijo. Debe administrarle al presidente una medicina que no puede ser rastreada y le causara la muerte al político. La familia es manipulada para que no diga nada y ha sido vigilada mucho tiempo antes. Hostages está basada en la serie israelí del mismo nombre. Jerry Bruckheimer es el productor que se arriesgó a recrearla para Estados Unidos y ahora ya se puede ver en México. La historia de intriga política ofrece los elementos necesarios para trazar los dilemas que enfrentan los personajes, en particular la doctora Sanders, quien deberá decidir si asesina al presidente de Estados Unidos en la mesa de cirugía, a cambio de mantener a salvo a su familia. Su estreno en México ocurrió el 30 de septiembre y se proyecta todos los lunes a las 21:00 horas. El episodio piloto siguió las historias de Sanders y su explicación de la enfermedad del presidente, del agente Duncan Carlisle, la deuda por drogas de Jake (hijo de Ellen) y, finalmente, la toma de rehenes de la familia entera de Sanders. También se ve la vida privada de los personajes. Por ejemplo, la esposa de Duncan pasó por un doloroso proceso de quimioterapia y Brian le es infiel a la doctora. Las escenas de mayor tensión son cuando Ellen se encamina a la habitación del hospital donde se encuentra el presidente estadunidense, teniendo en mente que su familia se encuentra en riesgo de muerte y que ella tiene la capacidad de rescatarla del peligro. Sin embargo, en vez de administrarle a su paciente la ampolleta tóxica que le fue entregada por Duncan, en un instante de decisión la reemplaza por otra, idéntica en aspecto pero no letal. En una conferencia de prensa la actriz dijo: “No me rindo tan fácilmente.” Ese capítulo alienta a seguir la serie en espera de la resolución de los conflictos planteados. El suspenso es la constante en este thriller de corte político.

Comentarios