Acuerdan INAH y gobierno poblano cambiar ruta al teleférico

lunes, 16 de diciembre de 2013
PUEBLA, Pue. (apro).- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el gobierno estatal acordaron redireccionar el trayecto del teleférico, con lo que pusieron fin a la polémica causada por esta obra desde hace un año. En la sesión realizada este lunes, el Consejo de Monumentos Históricos Inmuebles del INAH aprobó presentar la propuesta al gobierno estatal para que el teleférico se construya del Centro Expositor, en el área de Los Fuertes, hasta el estadio Cuauhtémoc, con lo que ya no cruzaría la zona considerada Patrimonio Histórico Monumental. En un boletín emitido esta noche, el gobierno de Rafael Moreno Valle aceptó modificar el trayecto de la obra que inició desde noviembre del año pasado, pero que había mantenido detenida tanto por las clausuras emitidas por el INAH, como por los amparos interpuestos por agrupaciones civiles. La determinación del gobierno poblano se da cuando casi era un hecho que el Comité Defensor del Patrimonio Histórico, Cultural y Ambiental de Puebla y la Fundación Manuel Toussaint obtuvieran un amparo definitivo contra esta obra, luego de que comprobaron que las autoridades estatales iniciaron su construcción sin contar con licencia del INAH. En la sesión del Consejo de Monumentos Históricos Inmuebles del INAH se analizó presentar una propuesta alternativa que protegiera el entorno del centro histórico, declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad desde 1987, luego de que el proyecto original pretendía que la ruta del teleférico fuera desde la zona de los Fuertes hasta el Barrio del Artista, en el centro histórico. En esencia, la propuesta exigió al gobierno del rstado un cambio de trayectoria hacia el norte para que se libere la zona de monumentos, lo que salva en su integridad el centro histórico de la ciudad. El Consejo también avaló la exigencia del INAH para la restitución integral del inmueble conocido como La Casa del Torno, de acuerdo con las normas, lineamientos y reglas establecidas por la dependencia federal. También se acordó el establecimiento de una ventanilla única en la que participen los tres órdenes de gobierno, con el fin de que toda intervención futura en el centro histórico proteja la integridad y autenticidad del patrimonio cultural de Puebla. “La nueva propuesta garantiza la conservación del centro histórico de Puebla y potencia la oportunidad de desarrollo social y económico en la zona que cubre la nueva trayectoria sugerida, que va del cerro de Acueyametepec a las inmediaciones del estadio Cuauhtémoc”, expone un comunicado emitido por el INAH. En tanto que el gobierno estatal dio a conocer que aceptaba la propuesta de cambiar el trayecto del teleférico “para no detener el avance de la infraestructura y los atractivos de una capital como la poblana”. Durante el tiempo que duró la polémica por esta obra el gobierno realizó inversiones millonarias para construir las bases de las terminales y las torres de transferencia del teleférico, que se encontraban a medias, y ahora tendrán que ser desarticuladas. Hasta ahora se desconoce el monto total que se destinó al avance que alcanzaron las obras, pero se sabe que el gobierno programaba asignar un total de 200 millones de pesos a este nuevo atractivo turístico.

Comentarios