Sabines y Garibay en la Feria del Libro de Minería

sábado, 2 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El poeta Jaime Sabines y el historiador Ángel María Garibay fueron recordados emotivamente en la XXXIV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería. El escritor Marco Antonio Campos fue el responsable de presentar Algo sobre la muerte del mayor Sabines en el salón de la Academia de Ingeniería. Con emoción evidente explicó que el poema que escribiera Jaime Sabines a la muerte de su padre fue resultado de un proceso explosivo frente al duelo terrible y citó las palabras que alguna vez le dijera el poeta: “Salió como un borbotón de sangre y fuera absolutamente  de toda pretensión  literaria, lo digo con claridad en algún verso, maldito el que crea que esto es un poema, lo escribí porque era necesario, porque estaba allí. “No tiene mayor complicación temática, es el proceso de la enfermedad y la muerte de mi padre, el viejo tenía cáncer, en mayo en un viaje a Chiapas empezó a escupir sangre, lo llevamos al hospital y se descubrió que en el pulmón tenía un tumor canceroso del tamaño de una bola de billar”. Terrible e implacable como las coplas de Jorge Manrique a su padre, el poema dice en sus primeros versos: Déjame reposar, aflojar los músculos del corazón y poner a dormitar el alma para poder hablar, para poder recordar estos días, los más largos del tiempo. Convalecemos de la angustia apenas y estamos débiles, asustadizos, despertando dos o tres veces de nuestro escaso sueño para verte en la noche y saber que respiras. Necesitamos despertar para estar más despiertos en esta pesadilla llena de gentes y de ruidos. A su vez, el escritor Eraclio Zepeda explicó que Sabines es “uno de esos extraños poetas que nace cada 500 años, es uno de los grandes poetas de la lengua castellana”. Amigo personal de Sabines, Zepeda, autor de Benzulul, habló del gran afecto que existió entre él y el poeta y de cómo la oferta de Sabines se ha convertido en la gran oportunidad para que los jóvenes descubran la poesía. En su recta final hacia su cierre el próximo 4 de marzo, la FIL tuvo al investigador y maestro emérito de la UNAM, Miguel León Portilla. quien presentó su libro Ángel María Garibay: La rueda y el río que escribió al alimón con el también historiador Patrick Johansson. Y explicó: “Ángel María Garibay fue gran estudioso de México. Su herencia está conformada por muchas obras, entre las que se destaca la traducción de todo el teatro griego con sus modismos. El perfil del lector para este texto es el de cualquier mexicano interesado en las raíces del país y por uno de los personajes capitales que fueron a excavar esas raíces primigenias. “Es un libro escrito con todo el cariño para un maestro al que conocí mucho. Soy una de las personas que mejor conocieron a Garibay” Ángel María Garibay fue un clérigo católico, filólogo y estudioso de las culturas prehispánicas de México. Su obra es considerada clave para entender el desarrollo cultural del país y ha sido publicado a lo largo de los años por la Editorial Porrúa.

Comentarios