¿Por qué nosotras?

miércoles, 31 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Humanos lectores de la presente: tal vez les caiga mal y muchos se enojen porque la misma sea, más que otra cosa, un memorial de quejas y reclamos, mas los motivos nos sobran y por ello, cansadas y movidas por sus confusos, por contradictorios, y hasta absurdos a veces, juicios y condenas sobre servidoras de ustedes, es por lo que les escribimos. Como sin duda saben, la mayoría de sus diferentes culturas, desde las más primitivas hasta las más adelantadas y sofisticadas, por nuestra peculiar manera de movernos y avanzar en la tierra, siempre nos han visto y considerado representación de lo inferior, de la materia contra lo superior, lo espiritual, pero no por ello despojadas de poder, pues también nos han adjudicado fuerza y hasta ciertos saberes, aunque sean oscuros y contrarios a los que atribuyen al espíritu. Pero, ¡curioso!, resulta que al hacernos símbolo de la fuerza ciega, inconsciente de la naturaleza, en todo tiempo hemos ejercido una fuerte atracción sobre ustedes, los humanos, ya que el poder, el que sea, siempre, siempre, como el imán para el hierro, el poder ha atraído y atrae a las debilidades, necesidades y ambiciones que mueven a la especie homo, pues en él ven la posibilidad de robustecer la flaqueza de ánimo, resolver sus privaciones materiales o lograr sus ardientes deseos de dominio, autoridad, ,ando, riqueza, etcétera. Por ello, y por lo que dicen que somos, por la fuerza que nos atribuyen, también somos para ustedes símbolos de la seducción negativa, la que da por resultado la involución, o al menos la persistencia de lo inferior en lo superior, de lo material en lo espiritual, de lo malo en lo bueno, situación tan conflictiva para su diario vivir. Ésas sus maneras de pensar… y no nosotras… así como la manipulación que hacen de las mismas, son las que han hecho de servidoras símbolos del mal, pues servidoras más bien somos las víctimas que generadoras de él… y ello se debe principalmente a las creencias judeo-cristiano-islamistas… que por cierto son las que tienen en vilo, en conflictos peligrosos a la globalidad en que respiran… ¿o no es así?... ¿que dicen? Mas no nos desviemos de nuestro tema; sigamos con él: el que a nosotros nos convirtieran en imagen y símbolos de la maldad, ¿no se deberá a las malas lecturas… por parte de ustedes, por supuesto… del denominado Viejo Testamento, libro que es palabra de Dios… y base del cristianismo y generador del islamismo… hacemos tal pregunta porque en el mismo está escrito que en sexto día de la creación, Dios hizo a los animales que vuelan, a los que nadan en las aguas y a los que caminan o reptan sobre la tierra… y vio que todo lo que iba creando era bueno… entre ello a nosotras… si así fue, ¿porqué en el mismo libro se afirma que éramos tan perversas que nos pusimos a tentar a Adán y Eva?... seres muy superiores a nosotras en saber, poder y voluntad… ¿pues no habían sido creados a imagen y semejanza del mismo Dios? ¡Y sin embargo sucumbieron a nuestros muy inferiores facultades de saber, poder y voluntad!... Bueno, sí, no ignoramos que en ese sagrado libro, en el que no se habla de dios, sino que Dios habla a través de sus elegidos, se afirma, contradiciendo lo anterior, que no fue ninguna de nosotras la que tentó a Eva, sino que Satanás, el enemigo, el adversario de Yavé, el padre de la mentira, tomó la figura de una de las nuestras para llevar a cabo tan infame acción: la de tentar a Eva y así conseguir que la misma, junto con Adán, cometieran el Pecado Original, raíz de todas las desgracias que desde entonces persiguen y torturan a toda la humanidad… si así fue… en verdad que entonces no nos explicamos por qué nos maldijo Dios, ya que nada tuvimos que ver en ese lío entre Adán y Eva… sí, por que nos maldijo Yavé, Dios que todo lo sabe, Dios de Justicia y, por añadidura y sobretodo, de amor nos maldijo a que nos arrastráramos sobre nuestros vientres por todos los días de nuestro existir… ¿no que antes de ese affaire entre los padres de ustedes, de Adán y Eva, había creado a todos los reptiles… o es que antes teníamos patas y caminábamos en vez de arrastrarnos? Lectores humanos de la presente, perdón por lo que les vamos a decir: lo expuesto hasta aquí nos confunde y nos lleva a preguntarnos donde están tales contradicciones… por supuesto, no pueden estar en Yavé, dios omnipresente, omnisciente y omnipotente… por lo que deben estar en los que Él eligió para hablar por medio de ellos… lo que no deja más que estas opciones… o bien esos elegidos se confundieron… o lo traicionaron… ¡Qué nos contestan? Con el ardiente deseo de que nos saquen de esa duda angustiosa, a nombre de todos los ofidios, queda de ustedes como humilde servidora. LA CULEBRA

Comentarios