Bicentenario del Congreso de Chilpancingo

martes, 13 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Para conmemorar el bicentenario del Congreso de Chilpancingo, llamado también de Anáhuac, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) organizó unas mesas de análisis en el Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec, con la participación de especialistas en historia y derecho. Ahí, se reflexionó sobre la necesidad de revalorar los Sentimientos de la Nación, documento en el que José María Morelos y Pavón plasmó su ideario político en 27 puntos y lo expuso el 14 de septiembre de 1813 en Chilpancingo. Algunos de ellos fueron: Que la América es libre e independiente de España y de toda otra Nación, Gobierno o Monarquía, y que así se sancione, dando al mundo las razones; Que la Soberanía dimana inmediatamente del Pueblo, el que sólo quiere depositarla en el Supremo Congreso Nacional Americano, compuesto de representantes de las provincias de números; Que los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial estén divididos en los cuerpos compatibles para ejercerlos; Que los Estados mudan costumbres y, por consiguiente, la Patria no será del todo libre y nuestra mientras no se reforme el Gobierno, abatiendo el tiránico, substituyendo el liberal, e igualmente echando fuera de nuestro suelo al enemigo español, que tanto se ha declarado contra nuestra Patria. Según un comunicado del INAH, en el encuentro el historiador César Moheno, secretario técnico del instituto, destacó que el Congreso fue uno de los episodios más importantes en la construcción de la Nación porque se estableció la división de poderes. E invitó a leer los Sentimientos de la Nación y revalorar su significado: “Reflexionar sobre su contenido y actuar en consecuencia, nos hará construir un México más participativo, con mayor posibilidad de diálogo y, por supuesto, más justo.” Dijo que el pensamiento humanista de Morelos prevalece hoy en día y evocó la frase del insurgente “Ajustemos nuestra conducta a los principios más sanos del honor y de la política”, para señalar que en el INAH “queremos seguir su ejemplo en las tareas que nos toca impulsar cotidianamente, como es el conocimiento, difundir los resultados y conservar nuestro patrimonio”. A su vez, la directora del museo señaló que desde el Congreso de Chilpancingo, se tiene pendiente la asignatura de alcanzar una mayor justicia social. Son varios los puntos perseguidos por Morelos que no se han logrado alcanzar y en otros se ha retrocedido al paso del tiempo, como moderar la opulencia e indigencia, mejorar “el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto; que las leyes generales comprendan a todos, sin excepción de cuerpos privilegiados; que nuestros puertos se franqueen a las naciones extranjeras amigas. Para el historiador Lorenzo Meyer, quien no participó en estas mesas de análisis, los Sentimientos de la Nación representan uno de los mejores proyectos nacionales de la época de la independencia, “un pequeño gran documento”. En su texto titulado “Auge y decadencia del proyecto nacional” (www.lorenzomeyer.com.mx) destaca: “Se trató de 23 sencillos puntos que resumían lo que la parte más sensible de la insurgencia proponía como futuro: un México exclusivamente católico, independiente, con el pueblo como soberano y dentro de un sistema político basado en la división de poderes y en un Estado de derecho (‘la buena ley es superior a todo hombre’), que moderara tanto la opulencia como la indigencia, aboliera lo mismo la esclavitud que las castas para permitir que la única distinción válida entre las personas fuera la de su carácter.” Y considera que si bien la propuesta no tuvo oportunidad de avanzar “con sólo existir dio vida a la nación”, cuando carece ahora es de un proyecto que le dé sentido a la nación. Meyer escribió ese texto en 2004, hace ya nueve años. Morelos escribió los Sentimientos hace 200 años es obvio que los primeros que deberían abrevar de ese proyecto de nación son los políticos, pero las noticias dan cuenta de que son muchos de ellos quienes lo han corrompido.

Comentarios