El significado de la vida según Walter Mitty

martes, 14 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).-  La increíble vida de Walter Mitty (The Secret Life of Walter Mitty, EU-2014) es un bonito homenaje a la mítica revista estadunidense Life, y una bonita alegoría sobre el significado de la vida, quizá un poco cursi por momentos. Pero en general funciona. Dirigida y estelarizada por Ben Stiller, la película se centra en Walter Mitty, un empleado modelo con problemas para relacionarse con la gente, en especial con las mujeres, que dirige el archivo de negativos de Life. Mitty vive la mitad de su vida a través de fantasías que frecuentemente lo desconectan de la realidad, y la otra mitad se divide entre su trabajo, su hermana, su madre, y un par de intentos por acercarse a su compañera de trabajo Cheryl (Kristen Wiig), el objeto de su afecto. Todo cambia cuando Life cambia de dueño, quien decide dejar de imprimir la publicación para convertirse en una edición en línea. La última portada de la revista llevará una fotografía del gran Sean O’Connell (Sean Penn) --quien todavía utiliza negativos en plena era digital-- que captura la quintaesencia de la vida. El departamento de Mitty recibió el rollo de negativos que mandó O’Connell, en donde viene la imagen de portada, pero para sorpresa de Mitty el negativo de esa foto ha desaparecido. Mitty, celoso de su deber, hará lo imposible por encontrarlo, así sea abandonando la comodidad de sus fantasías y su espacio de trabajo para recorrer el mundo en busca de O’Connell y el negativo perdido, inspirado por la canción “Space Odity” de David Bowie. En medio de una fotografía maravillosa e ideas centrales que nos recuerdan a los postulados del antropólogo Joseph Campbell, La increíble vida de Walter Mitty nos invita a una actividad de suma importancia para el espíritu humano: Darse la oportunidad de experimentar la vida, de abrirse al mundo y atreverse a hacer lo que siempre hemos querido de una manera desinteresada, sin pensar si al final del camino habrá recompensa alguna. La increíble vida de Walter Mitty es capaz de brindarnos momentos de gran inspiración que alimentan el espíritu; su problema es que se vuelve un poco cursi, y no sólo empalaga, sino también pierde fuerza dramática.  

Comentarios