La vigencia de la radio

martes, 14 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En el marco de la actual discusión sobre los medios públicos y con el título “Sonido, pensamiento y prácticas culturales”, se llevó a cabo en el Centro Nacional de las Artes la Décima Bienal Internacional de Radio que comprendió el Segundo Coloquio Miguel Ángel Granados Chapa. Ahí participó el senador Javier Corral, miembro fundador de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI) y actualmente parte de su Consejo Consultivo. Recordó que la recientemente aprobada Ley de Telecomunicaciones margina a las radios de uso social, indígenas, comunitarias y universitarias pues limita su presupuesto. Ya en julio pasado, el también presidente de la Comisión de Reglamentos y Prácticas Parlamentarias, deploró que el dictamen de la ley supeditara a los medios de uso social a “vivir de la publicidad gubernamental”. En su intervención de hoy destacó que la posibilidad de patrocinio por vía del presupuesto de comunicación social del gobierno “está absolutamente restringido”, lo cual consideró como pisotear la Constitución Política: “La Constitución reconoce a la radio y la televisión comunitarios como de servicio público, que deben ser blindados en términos de calidad, competencia, pluralidad, etcétera.” Luego entonces, añadió, negarles presupuestos de comunicación social es una medida “absolutamente discriminatoria”. En otro de los espacios de reflexión de la Bienal participó con una conferencia magistral Salvatoro Scifo, especialista en radio de la Universidad de Maltepe en Estambul, Turquía. Ahí habló de la necesidad de contar con radios comunitarias pues “su misión es dar voz a una gran parte de la población que generalmente no tiene presencia en las estaciones comerciales”. Y remarcó que no son un medio “de la comunidad”, sino “para la comunidad, un espacio donde se puede discutir cualquier asunto de interés mediante la participación activa, donde los miembros de la comunidad fungen como productores y protagonistas”. Por esa razón, opinó que la discusión de las leyes en materia de comunicación debe incluir a la radio comunitaria y además ser considerada como un tercer sector, adicional a la radio pública y la radio comercial pues “más que alternativas, son complementarias”. El investigador enfatizó que la comunicación es un derecho humano y el espectro radial es público, no es propiedad del Estado sino de las comunidades por lo cual se debe dar cabida a las radios comunitarias, cuyas narrativas no aparecen en la radio pública ni comercial. Durante la Bienal --que nació hace 19 años para reunir a estudiosos y creadores de la radio, estudiantes, profesionales y académicos de los medios de comunicación, a fin de intercambiar experiencias-- hubo espacio también para discutir la situación de la radio frente a los medios digitales. Las opiniones se dividieron pues algunos participantes consideraron que la internet no desplazará a la radio, sino por el contrario, es otro canal para difundirla. En cambio, Raúl Trejo Delarbre, especialista del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, consideró que la radio está rezagada y no ha logrado construir un espacio propio en los medios digitales, por lo cual está en desventaja frente a ellos. Es cierto, reconoció, que internet transmite radio, pero ésta ha seguido igual pese a que muchos usuarios ya no escuchan música por radio sino por iTunes o Spotify, lo cual debe obligar a la radio a generar contenidos que la coloquen de nuevo en su posición de compañera indispensable. A su vez, Jerónimo Repoll, investigador de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), opinó que aunque la radio cedió espacios en el hogar a la televisión, los ganó en sitios como la calle, el auto, el trabajo, y ahora se escucha a través de los teléfonos inteligentes por su cualidad de “simultaneidad”, pues permite escuchar y hacer otras cosas a la vez. Al concluir la Décima Bienal Internacional de Radio, se anunció la realización del Tercer Encuentro de Radios Públicas de Centroamérica y México, en octubre de 2015, en Chiapas y Guatemala.

Comentarios