Pide Salman Rushdie protección para los periodistas mexicanos

domingo, 5 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Al conmemorarse el 15 aniversario de la fundación de la Casa Refugio Citlaltepetl, de la cual él fue uno de los primeros invitados luego de haber sido condenado a muerte mediante la fatwa, el escritor indobritánico Salman Rushdie pidió protección para los periodistas mexicanos. El autor de Los versos satánicos sostuvo un diálogo con la escritora mexicana Carlos Boullosa, este día en el Museo de la Ciudad de México, al cual asistieron el secretario de Cultura, del gobierno capitalino Eduardo Vázquez Martín; Cuauhtémoc Cárdenas, coordinador de Asuntos Internacionales del mismo, y en cuyo gobierno se fundó la casa; Phillipe Ollé-Laprune, director de la misma; y Vicente Rojo, su actual presidente. Ahí destacó que el proyecto de recibir refugiados de la Casa Citlaltepetl debería ser un ejemplo y establecer un principio: Ya que México ha sido lo suficientemente generoso para recibir a escritores con problemas de otros países del mundo, debe comenzar con sus propios periodistas, “que están en problemas, porque creo que está en una contradicción moral obvia”. Perseguido por el régimen iraní del ayatola Jomeini, Rushdie convirtió la lucha por la libertad de expresión en parte de su quehacer y recorrió con esa bandera parte del mundo. Se reunió con jefes de Estado, políticos e intelectuales para conseguir ganar libertades, informó en un comunicado la Secretaría de Cultura del D.F. Para el escritor la lucha en favor de los escritores debe enfocarse en el problema y no sólo en la persona que lo sufre, sobre todo en los tiempos actuales en los cuales los periodistas dejaron de ser vistos como neutrales en los conflictos. Destacó incluso que el número de periodistas agredidos en zonas de conflicto ha aumentado dramáticamente, no sólo en zonas de guerra, por lo cual acciones como las que realiza la Red Internacional de Ciudades Refugio (ICORN, por sus siglas en inglés), se hace necesaria. Y México, reiteró, debe empezar por la protección de sus periodistas. Boullosa coincidió en que México está entre los países con mayor número de periodistas asesinados, pero no vio una contradicción con el hecho de recibir refugiados extranjeros. Existe, más bien, dijo “la necesidad de reforzar las redes, entiendo que en teoría suena a una contradicción cómo un país, ha estado entre los que tiene más periodistas asesinados, pero creo que en lugar de una paradoja o contradicción es un oxígeno. La creencia de que el país no es sólo acechado por el crimen sino que el país y la ciudad tienen todavía los recursos para recibir, según su tradición, a los escritores”. En su turno, Eduardo Vázquez destacó la presencia de Rushdie en el aniversario de la Casa Refugio pues “a pesar de los pesares, ha buscado darle libertad a la palabra, darle verdad, y buscar que la palabra se convierta en un elemento que revela las condiciones del mundo y que también nos de paz y armonía”. El funcionario habló también de la labor de la casa que, además de recibir a creadores perseguidos en su lugar de origen, ofrece conferencias, exposiciones, coloquios, encuentros, publica libros y tiene una librería para literatura y arte: “Sin duda, la labor realizada a lo largo de estos 15 años, es notable y ha contribuido a enriquecer nuestra cultura y nuestra realidad social.” Y agregó: “Para la Ciudad de México, su vocación como Ciudad Refugio, es esencial, sabemos lo que nos ha enriquecido la presencia de diferentes exilios y en la Secretaría de Cultura consideramos un deber defender la libre circulación de las ideas y las creencias. Por ello, expresamos nuestra satisfacción por este aniversario y manifestamos nuestro apoyo a la Casa Refugio.” El director de Casa Citlaltepetl, Ollé-Laprune, informó que el artista plástico Vicente Rojo aceptó convertirse en presidente de la institución en sustitución del escritor colombiano Álvaro Mutis, quien falleció a finales del año pasado. Y dijo que también se incorporan, en el Consejo de Administración, el caricaturista Rafael Barajas El Fisgón y la periodista Lydia Cacho. Durante su estancia en el país, Rushdie asistió también al Hay Festival Xalapa 2014, realizado en la capital de Veracruz, en donde habló de la novela. Dijo que no necesita de mucha tecnología para transmitir un mensaje, sino le basta con un escritorio, pluma y papel, para desencadenar el milagro de conmover a un lector. Dijo también que la literatura no es la solución para los problemas que aquejan a la sociedad, pero puede incidir en los lectores: “No es la literatura la que va a resolver los problemas del mundo, no puede hacerlo directamente, pero en casos muy raros hay libros que tienen una influencia directa de la vida de la gente. La literatura no funciona así, pero lo que sí creo es que la literatura puede modificar la actitud y la mentalidad de los lectores”. En conferencia con los medios, en Xalapa, el escritor lamentó que no se haya terminado el oscurantismo que lo condenó. Y aunque la literatura parezca poderosa, “los débiles somos nosotros” pues es fácil torturar y asesinar a un hombre. Por ello se debe proteger a los autores, la obra sobrevive como sea: “Esto incluye a los periodistas, a quienes ya se les considera blanco específicos, porque sin su trabajo no sabríamos nada de muchos sucesos, tienen una vocación heroica y debemos encontrar la manera de protegerlos”.

Comentarios