Noé: Reescribiendo nuestra esencia

miércoles, 16 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La cinta dirigida por Darren Aronofsky y estelarizada por Russell Crowe, Noé, es una extraña combinación entre blockbuster veraniego de súper héroes con esos clásicos bíblicos de la época de Charlton Heston, con resultados de taquilla excelentes pero con una ejecución narrativa mediocre. Aronofsky reescribe la historia bíblica de Noé y la impregna de su filosofía mezcla de new age, creencias pre-cristianas y otros derivados que se alejan de las posturas tradicionales. La historia se mantiene más o menos similar: Por mandato divino, Noé (Russel Crowe) debe construir un arca para salvar a los animales y a la raza humana del diluvio que viene.  Sin embargo, y aquí es donde entran los cambios, su tarea se verá entorpecida por los descendientes de Caín, en especial por su líder Tubal-Cain (Ray Winstone) y por hordas de humanos que como marabunta parecen arrasar con todo ser viviente. Para ayudar a Noé, su esposa Naameh (Jennifer Connelly), sus hijos Shem (Gavin Casalegno), Ham (Nolan Gross),y Japheth (Leon McHugh Carrol) y a su hija adoptiva Ila (Emma Watson), está su abuelo Matusalén (Anthony Hopkins) y un grupo de monstruosos ángeles caídos. Mucha acción, mucha sangre, edición vertiginosa y muchos efectos especiales es lo que podemos encontrar en esta cinta. Nada muy diferente a cualquier blockbuster. Por el lado argumental existe un pequeño giro: En un principio, Noé cree que su misión es salvar sólo a los animales pero no a los humanos; está convencido de que Dios desea acabar con la humanidad porque somos unos seres sedientos de sangre que se comen a las criaturas del señor. La esencia de esto es encarnada por Tubal-Cain y su gente. Cabe mencionar que por su parte Noé y sus seguidores son vegetarianos, un argumento bastante cursi y maniqueo. Noé es una cinta culpígena de argumentos light, en donde el ser humano debe ser condenado por su actitud frente a la naturaleza, por pensar que todo lo que encuentra debe estar bajo su servicio.

Comentarios