Michel Gondry, el director francés que filma sus sueños?

jueves, 31 de julio de 2014
GUANAJUATO, Gto. (apro).- Michel Gondry voltea hacia Hollywood y cree que le gustaría estar ahí de vez en cuando, pero no lo ve posible. Sus películas son proyectos tan distintos, tan personales –sus sueños son la base de varios de ellos–, que hacer un largometraje en la llamada meca del cine, aunque quisiera, dice, “no creo que se dé”. “En realidad no sé cómo están las cosas ahorita en Hollywood… me gustaría hacer una película con mis propias ideas, pero no creo que se pueda”, alcanzó a revelar el director de Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (Eternal sunshine of the spotless mind) donde colaboró con el guionista y director Charlie Kaufman, en una accidentada charla virtual que ofreció al auditorio del Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF, por sus siglas en inglés). El también director de videos de la cantante Björk, de sir Paul McCartney y grupos como Chemical Brothers y The White Stripes, confirmó que muchas de sus películas están basadas en sus sueños, y más de alguno ha sido útil para concluir una película que está en proceso, comentó. “Con muchísima frecuencia la gente no recuerda sus sueños. Sin embargo, se despierta con una necesidad conectada a ellos. Yo trato de recordar todos mis sueños, algunas veces los apunto. Pero a veces es complicado tratar de describirlos”, abunda. La imagen congelada y los cortes de audio intermitentes en la conferencia virtual alcanzaron a desesperar a algunos que abandonaron el auditorio del estado, pero la mayoría de quienes permanecieron le hicieron ver al director francés que lo cree un reinventor de la realidad y un desertor de lo común, como se lo dijo un joven que viajó 27 horas desde Yucatán hasta Guanajuato para asistir a esta conferencia. Luego de la filmación del documental Conversaciones animadas con Noam Chomsky (2013), Gondry se enroló en una película que espera ver lista en dos meses más. “Es una historia complicada, la historia de dos niños que están un poquito aislados del resto de la escuela, una escuela orientada más hacia la derecha. Durante las vacaciones deciden hacer un recorrido por todas las carreteras de Francia, pero no tienen permiso para manejar todavía, entonces viajan con cosas como si fuera su casa, para tener el pretexto de que viven en el vehículo si son detenidos. Es una serie de cosas absurdas que hacemos cuando estamos creciendo”. La dualidad fílmica de Gondry –el largometraje y los videos y documentales musicales– le permite concentrarse en la investigación  a profundidad para un proyecto de largo aliento, y al mismo tiempo no perder contacto con lo que pasa en el mundo mientras hace videos. El público del GIFF preguntó a Gondry cuál es su película favorita, de las personales. “Mi proyecto favorito es el que viene en camino, porque va a ser algo limpio, que está primero en mi imaginación, y luego se convierte en realidad, y es difícil decir si me gustó o no. Elegir lo mejor, no sé. Puedo decir si están bien hechos o no”, respondió. Enseguida, confiesa que trata de no arrepentirse de algún proyecto en el que se involucró, aunque sí ha lamentado haber rechazado algún video “porque después me encantó la historia”. “Simplemente sigo trabajando y me concentro en lo que hago, para no tener tiempo de arrepentirme de nada”. Aunque sí admitió que una de sus motivaciones es hacer las cosas distintas, “algo diferente para la gente”. Y las herramientas de la tecnología sirven para este propósito. “Me gusta utilizar las máquinas y la tecnología para algo distinto al propósito para el que fueron creadas… cuando se tiene acceso a la tecnología, exploro e investigo otros usos posibles. Al final, me siento muy satisfecho con el resultado. Así es como funciona”, expuso. Los jóvenes cineastas no se quisieron ir sin un consejo del cineasta y fotógrafo francés: “En realidad no soy bueno para dar consejos, pero creo que lo más importante, no importa qué proyecto sea, ni qué tan grande sea, es terminarlo. Es un error dejar proyectos a medias. No puedes aprender absolutamente nada de algo que dejaste a medias. Si lo dejas, no sabrás en realidad lo que hubieses logrado. Y hay que tratar de buscar algo común que se pueda utilizar de manera diferente, al menos al inicio de tus proyectos”, dijo antes de despedirse de su intervención virtual en el GIFF.

Comentarios