'Duelo”, de Francisco Toledo, una crítica y reflexión ante la violencia en el país

jueves, 22 de octubre de 2015
MÉXICO, DF (apro).- Son 95 figuras de cerámica las que forman parte de la muestra “Duelo. Francisco Toledo”, la más reciente producción del artista juchiteco que a partir de esta tarde quedó abierta en el Museo de Arte Moderno (MAM). Se trata de piezas que dejan ver su sentido social y sobre todo la indignación ante la violencia en el país, desde los años setenta hasta llegar a Tlatlaya y los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, Guerrero. En el recorrido se pudieron apreciar vasijas adornadas con manos que parece que las arañan, figuras humanoides deformadas y algunas que parecen ser torturadas, perros, cajas selladas que no se sabe que contienen, zapatos sin dueños, decenas de orejas, hachas. Todas las piezas de barro hacen referencias al sufrimiento, la violencia y la indignación, mismas que el artista elaboró en un periodo de siete meses en este año. En la presentación estuvieron Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; María Cristina García Cepeda, titular del Instituto Nacional de Bellas Artes; Magdalena Zavala, coordinadora nacional de Artes Visuales del INBA; Sylvia Navarrete, directora del MAM, así como Trine Enegen, esposa del artista plástico, y el propio Toledo. Tanto Cepeda como Tovar y de Teresa resaltaron en su discurso la obra ética y estética del artista que, a su juicio, obliga a la reflexión, aparte de destacar su regreso al MAM después de 35 años de haber expuesto en ese espacio. Además, resaltaron la figura de Toledo como uno de los artistas más destacados del presente, sin embargo, no hubo comentario sobre el tema mismo de la obra: la crítica a la violencia en el país, de casos sin respuesta desde la década de los setenta en Juchitán, pasando por los asesinatos y levantones en Oaxaca durante el gobierno del priista Ulises Ruiz, historias de desaparecidos que se han olvidado después de que se publican en los diarios, hasta la matanza de civiles en Tlatlaya a manos de militares, y los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. El recorrido estuvo a cargo de Sylvia Navarrete, quien subrayó las facultades de Toledo para reinventarse: “Es evidente que regresó con un poder para inventarse y renovarse impresionante, además del talento que tiene y una facultad alucinante que le permite ver más allá. Su arte oscila entre sueños, pesadillas, lo onírico y lo trágico. “En esta obra experimentó con el rojo, un color que no había tratado antes, el color que representa el horror del crimen, el dolor de las víctimas y también el milagro de la sanación”, explicó la directora del MAM mientras señalaba una vasija que en la punta tenía una cabeza de un hombre en la tapa. En efecto, el color rojo domina en toda la sala del museo que se recorre como si fuera un laberinto, con un principio que parece no tener fin en medio de decenas de piezas rojas, hasta que finalmente se llega a una cortina de lenguas de sapo entintadas (la única pieza que se encuentra en la pared), y del lado derecho la luz de salida, la esperanza quizás... --¿Hay esperanza maestro? --Se le inquirió a Toledo en una breve rueda de prensa, a lo que respondió escuetamente: “No sabemos qué va a pasar”. Incluso no pareció conforme cuando se le preguntó sobre la reciente reubicación del Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca (CCCO), anunciada por el gobernador Gabino Cué, obra impugnada por el artista a través del Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural (Pro Oax) y casi 60 organizaciones civiles y vecinales en defensa del Cerro del Fortín. --¿Es una victoria, está satisfecho? --Sí y no –dijo--, porque está ahí el estacionamiento para 600 coches que ya está muy avanzado, incluso lanzamos un problema matemático a varias escuelas para saber cómo desahogar a 600 autos de ahí al centro de Oaxaca, que está a unas cuadras y dos semáforos, la respuesta fue que el último auto en salir tardaría día y medio en llegar al centro”, explicó. Para finalizar, Toledo adelantó que entre sus proyectos con Pro Oax, de la que es fundador, tiene un tema pendiente, que es la lucha contra el maíz transgénico. Duelo. Francisco Toledo, se expondrá desde hoy y hasta el 28 de febrero de 2016.

Comentarios