Mad Max: la estética de la belleza

martes, 19 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La nueva cinta de la saga Mad Max (Mad Max: Fury Road, EU-2015), dirigida por George Miller, es una obra de alucine en muchos sentidos: edición trepidante, vehículos corriendo a toda velocidad, personajes que parecen fenómenos de circo y demonios salidos del infierno y, para culminar, expresiones por doquier y una fotografía que nos hace pensar que los actores comenzarán a derretirse. La historia comienza cuando al protagonista de la historia, Mad Max (Tom Hardy), es  atrapado por una tribu de "carroñeros": grupo súper violento con una cultura primitiva de la guerra. Max es sometido y, sin deberla ni temerla, queda involucrado en un conflicto interno. Resulta que una de la mandamases de la sociedad en cuestión, conocida como Imperator Furiosa (Charlize Theron), decide robarse a las mujeres del líder conocido como Inmortan Joe (Hugh Keys-Byrne). ¿Por qué lo hace? Por una cuestión humanista: esas mujeres no son propiedad de nadie, y no pueden ser utilizadas como ganado para la reproducción. Furiosa emprende el escape, y detrás de ella Joe la persigue con toda la caballería pesada; ella no sólo debe preocuparse por Joe y sus soldados sino también por los enemigos de tribus rivales que se vaya encontrando en el camino. Su meta es llegar a un lugar paradisíaco. Por su parte, Max se encuentra encadenado a un vehículo; nuestro héroe es utilizado como una bolsa de sangre para el conductor de un vehículo de guerra, llamado Nux (Nicholas Hoult). Y tal cual ... La sangre de Max alimenta al guerrero, llenándolo de la fuerza que necesita. Max, quien se encuentra atrapado por fantasmas del pasado, consigue liberarse, y de alguna manera termina atado a Furiosa y a su cruzada suicida. La nueva cinta de Mad Max no pierde tiempo en contar la historia del héroe, no retoma propiamente las cintas anteriores pero de alguna manera parte del supuesto de que tenemos un antecedente de nuestro héroe. Lo que encontramos en la cinta de Miller es de una violencia visual excitante, pero finalmente posee una que otra fórmula propia de las películas de acción. Y sin embargo, no es cualquier película de acción. Todas las actuaciones, empezando por Hardy y Theron, son fabulosas. Mad Max es una cinta que todo amante del género, y amante del personaje, no debe perderse.  

Comentarios