Los vengadores: La era de Ultrón

martes, 5 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La nueva cinta de superhéroes es como un platillo de comida rápida que pregona estar hecho con los mejores ingredientes… y sí, resulta que al final, uno no se siente tan mal por haberse dado un festín de comida chatarra. La película gira en torno a una inteligencia artificial atrapada en el cetro de poder que pertenecía a Loki, hermano de Thor. En un inicio se encuentra en manos de la malévola organización Hydra, sin embargo Los Vengadores se encargarán de recuperarlo. Pero bien dicen que la curiosidad mató al gato, y en este caso el gato es representado por Iron Man (Robert Downey Jr.), quien decide construir un sistema de defensa que proteja a la humanidad de los posibles ataques alienígenas, sin embargo, la entidad con la que Stark está trabajando resulta ser algo incontrolable. El resultado: Stark crea a Ultrón (voz de James Spader), una entidad de inteligencia artificial que está convencida de que la mejor manera de proteger a la humanidad es protegerla de ella misma, o sea, aniquilándola. Para poder vencer a Ultrón, los súperhéroes deberán controlar sus egos y entender que, al final del día, son seres humanos con miedos --lo cual aplica también para el engreído de Thor-- que los hacen vulnerables y capaces de cometer errores mortales. Interesante resultan los conflictos internos de cada uno de nuestros superhéroes: Capitán América (Chris Evans), Iron Man, Thor (Chris Hemswort), Hulk (Mark Ruffalo), Hawkeye (Jeremy Renner) y Black Widow (Scarlett Johansson). Incluso nuestros villanos, Pietro (Aaron Tyler-Johnson) y Wanda (Elizabeth Olsen). Los vengadores: La era de Ultrón, es un Blockbuster ideal, con acción, estupendos efectos, buenas actuaciones, villanos peligrosos, héroes que las pueden todas, y momentos conmovedores, que por momentos parecen extraídas de una película de cine de arte. Y sin embargo, la cinta es lo que es: un producto de entretenimiento con vitaminas adicionales que hacen pensar que no perdimos el tiempo durante dos horas.

Comentarios