La delegación Cuauhtémoc vs. el Foro Alicia

martes, 18 de agosto de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Nadie sabe para quién trabaja. Como ha sido su costumbre, el pasado sábado 15 la delegación Cuauhtémoc colocó una vez más sellos de clausura a la entrada del Multiforo Alicia Laboratorio de Cultura Subterránea, desde cuyo nacimiento, en avenida Cuauhtémoc 91, a finales de diciembre de 1995, abrió un bastión a la izquierda por promover el rock independiente nacional. Al comenzar el nuevo siglo, Ignacio ‘Nacho’ Pineda (1962), su fundador y director, señaló a este reportero (Proceso 1257): “Lo que hay que hacer es tener un proyecto con ética. Es lo que hemos peleado, que la utopía siga viva… En el Alicia no vamos por la ganancia máxima, con que se pague la renta y la luz, con eso la hacemos. Si no hay una escena del rock autogestiva que te mantenga, no tiene caso.” Ahora, luego de que nuevamente fue clausurado el Alicia, se le pregunta quién ha dado más lata, si las bandas, los periodistas, el público o las autoridades delegacionales, a lo que ‘Nacho’ Pineda responde: “En todo este tiempo no han sido los grupos musicales, ni los vecinos, ni el público quienes le han dado más lata (al Alicia). Es la delegación política Cuauhtémoc, específicamente. Hace diez años nos cerraron la primera vez muy fuerte y esta última administración ha sido muy pesada para nosotros. Hemos sido muy castigados por esta administración que va saliendo. “Nos han venido cerrando, pues quitan y ponen los sellos, los quitan y los ponen… Ha sido como de terror esta administración, ya no sabemos en qué momento van a poner sellos de clausura, a diferencia de otras administraciones anteriores, las cuales nos respetaban totalmente, pero esta no. No pasó con Virginia Jaramillo antes, con Suárez del Real, Agustín Torres, ni Dolores Padierna, en fin. Pero con los de esta delegación fue un castigo continuo.” --¿Quiénes han estado asediando al Alicia ahora? --Pues la delegación (perredista), sólo que a través de sus diferentes instancias como la subdirección jurídica y de gobierno, y precisamente la subdirección de gobierno es la que ejecuta las clausuras. Yo no entiendo. Paso por la colonia Roma, por la Condesa, por el Centro Histórico, y veo lo que hay en la calle, el relajo que hay tomando calles, las banquetas, coches estacionados en doble fila, la gente en la calle tomando, y digo: ¡no es justo el trato al Alicia! “A nosotros nos norman todo y nos están checando todo, mientras que a otros lugares les dan todas las facilidades. Sí veo que hay una diferencia en el castigar. Como que a nosotros no nos quieren tanto, ¿no? A unos sí los tratan bien y les dan todos los permisos, y en el caso del Alicia no, aunque me imagino que debe haber otros espacios iguales, acá nos molestan a cada rato porque para nosotros fue un castigo de casi tres años. No pasaba un mes sin que nos castigaran.” Autoritarismo --Obviamente ustedes han hablado con esta administración, ¿qué quiere? --No lo entendemos, fue un trato muy grosero de la Cuauhtémoc… Todo inició por un malentendido con un par de personas “vestidas de traje” que trabajan en la delegación Cuauhtémoc, llegaron borrachas en 2013 profiriendo insultos e intentando entrar a fuerza durante un recital. “Vinieron dos personas, teníamos un evento rupestre de Nina Galindo cantando y había poesía, estaba toda la gente calladita, escuchando, y de pronto escucho gritos en la parte baja, voces altas. Bajo, y me encuentro con dos personas de traje gritando y ofendiendo. Les pregunto por qué gritaban así y me contestan: “--¡Dile a tus perros que nos dejen entrar. No saben con quiénes están tratando!” ‘Nacho’ Pineda les respondió: “No son perros, son personas que aquí trabajan, y aquí colaboran, no los ofendas. Te pido un favor: vete a comer y cuando se te baje la borrachera, regresas, yo mismo te invitaré a pasar.” Pero una de esas personas de traje siguió insultando, cuenta Pineda. “A los dos meses y fracción nos llegó un citatorio de clausura, voy, ¡y uno que nos atendía era justamente de aquellos borrachines que gritaba insultos en el evento poético de Nina Galindo! Lo vi y le dije: “--Ojalá no nos complique lo que está pasando, espero que aquello ya quede olvidado. Mire señor, yo ya no me acuerdo de nada. No te conozco. Vamos a darle solución a este asunto.” A partir de ahí comenzaron los acosos constantes de las autoridades. “Esa persona se encontraba en una de las oficinas donde se hacen las clausuras. Iba de traje, así, como de funcionario. Y creemos que desde ahí como que nos echaron mal de ojo, ¿eh? Porque comenzaron los problemas con las clausuras.” --La última vez que colocaron sellos de clausura en el Alicia fue el sábado 15, antes del concierto con Armando Palomas quien presentaba su CD… --Sí, Palomas venía desde Aguascalientes. Yo estoy en tratos con la delegación desde hace como tres meses para regularizar todo, yo esperaba que me dieran la copia de la multa de la clausura, pero no me la querían dar. Yo se las pedía para poderla pagar, ya la había visto porque me la habían enseñado, pero lo que yo intentaba desde el 26 de mayo para acá era que me dieran la copia, para poderla pagar, ir a pelearla en Tesorería y poderla ajustar, porque el monto de todas las multas juntas que nos han acumulado asciende a 117 mil pesos. Es un dineral… “Finalmente, hace tres semanas me la dieron, ya voy entonces a la Tesorería y ahí me recibieron de una manera muy atenta, la señorita del secretario particular del secretario de finanzas, me atiende muy bien, con mucha amabilidad, me pide mis datos, todos los papeles que tenía ahí de la multa, y me dice que iba a checar todo lo que estaba diciendo, había que ir a la delegación a constatar todo. Yo le decía que estaba mal elaborada la multa, porque decía que no teníamos uso de suelo, ya que dicen que el Alicia ¡es para arreglar motocicletas!, y era una multa como de 20 y tantos mil pesos. “O sea, dicen que estamos haciendo un mal uso de suelo en este espacio, tienen registrado el Alicia como un taller de motos a partir de 1997, cuando desde que fundamos el Alicia, en 1995, no hemos hecho más que hacer conciertos y presentaciones de libros, charlas, conferencias, grabar y vender discos con Grabaxiones Alicia; pero nunca hemos sido un taller de motocicletas. Como que desconocían eso de que llevamos 20 años así. Fui a pelear que no era justo que nos hicieran eso en el Alicia con esa multa específica de más de 20 mil pesos.” Pero recuerda que la global es de 117 mil pesos, suma de varias sanciones. “Otra multa, por ejemplo, es porque dizque vendemos copeo, y de que vendemos cigarros, y yo les digo que nunca hemos vendido alcohol por copa, no hacemos eso; tenemos fama de que no vendemos alcohol fuerte, y otra cosa que nos decían de que nos hacían acreedores a una multa alta era que los conciertos se hacían en la planta baja, echando relajo en la calle. ¡Yo les decía que el escenario está arriba! Pero como vi que ellos no tenían interés de bajar nada, fui con la Tesorería.” Por estos días, el Foro Alicia podría volver a abrir sus puertas: “Hoy tuve una reunión con Patricia Mercado, secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, ella y el subsecretario de gobierno Juan José García Ochoa, de forma muy atenta, educada y bastante cordial, tratan de interceder con la delegación punto por punto para solventar el problema del Alicia. “Únicamente nos falta por resolver lo de la multa, que la licenciada Patricia Mercado quedó de resolver con Tesorería para que yo la pueda pagar; que ya no fuera a la Cuauhtémoc, ella ya la ve con la Tesorería directamente. ‘Vamos a tratar de ayudarte lo más posible’, me dijo, y me pidieron además hacer un estacionamiento para ocho automóviles. Rentar ocho cajones. Y en eso estoy ahorita, rentando un lugar para ocho coches. Ya con el pago de la multa que me dijo la licenciada Mercado iba a pelear lo más bajo posible, y la renta mía de estacionamiento para ocho coches, con eso nos quitan los sellos. “El martes 18 de agosto o el miércoles 19 me dirán con quién tengo que ir y cuánto tengo que pagar. Inmediatamente después del pago, iré a la delegación para que den la orden de quitar los sellos.” --¿No parece raro que pidan ocho cajones para estacionamiento en el Alicia cuando hay varios lugares cerca a los que no se les requiere nada así? --Hay tres junto al Alicia y no se les pide nada así, creo, pero yo voy a hacer ese favor que me piden. En el Alicia somos 20 personas en total, hay cuatro chicas que pegan, difunden; tres o cuatro ingenieros, se van rotando, está la persona de staff, la gente que vende boletos, la que los recibe en las tocadas, los que revisan que el público asistente no porte armas, alcohol o drogas; dos personas de seguridad que se contrata, las personas que ayudan a limpieza... --¿Cómo se siente ‘Nacho’ Pineda a 20 años de crear este multiforo? --Lo veo como un cerrar de ojos. Ha sido muy cansado, pero lo veo como un pestañeo. Al rato me va a bajar el 20 de todo lo que me ha pasado.

Comentarios