Ted 2: Las minorías también tienen alma

martes, 15 de septiembre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Para cierto público, la cinta Ted 2 (EU-2015) es un churro hollywoodense: una comedia de humor irreverente, ácido, a veces un poco simple y hasta vulgar; pero debajo de eso, repleta de referencias a la cultura pop estadunidense y, lo más importante, con un discurso de aceptación respecto a las minorías. Pese a lo que se pueda pensar, Ted 2, de Seth MacFarlane, posee cierto grado de profundidad e ingenio, aunque su objetivo principal sea hacer reír. Cuando comienza la cinta, el oso de felpa parlante, Ted (voz de Seth MacFarlane, en inglés), está viviendo una crisis matrimonial con su vulgar esposa Tami Lynn (Jessica Barth), mientras que su amigo Johnny (Mark Wahlberg) acaba de divorciarse de Lori (Mila Kunis). Así pues, Johnny deberá reanimarse a salir de nuevo con chicas para así rehacer su vida, mientras que Ted deberá encontrar la manera de reavivar su matrimonio… Para Ted, las respuestas no tardan en llegar, en poco tiempo propone a su mujer que tengan un hijo; pero hay un problema: él no tiene aparato reproductor, vamos, al final de cuentas es un oso de peluche. Y aquí comienza una absurda y divertida travesía que los lleva al recurso de la adopción. Pero nos encontramos con otro problema: Ted no es una persona, es una propiedad, es más, ni siquiera se sabe si tiene alma, así como ocurrió con los afroamericanos o con los indígenas cuando se toparon con el hombre blanco. Durante su lucha, Ted y Johnny se encuentran con un viejo villano, Donny (Giovanni Ribisi), el loco que raptó a Ted en la primera cinta. Pero también se topan con un nuevo aliado: una abogada liberal, amante de la mariguana, inexperta pero combativa llamada Samantha (Amanda Seyfried), quien ayudará a que Ted sea reconocido como un individuo. Ted 2 es mucho más divertida y con una mejor historia que la primera cinta. Esta vez, Ted tiene algo que decir, claro, a su manera, pero hay más alma que en su predecesora. Aún así, el humor particular de Seth MacFarlane (creador de Family Guy) puede alejar a muchos de las salas de cine, y no por su simpleza o vulgaridad, sino por sus twists ácidos y referencias culturales. Para apreciar a MacFarlane se necesita, es verdad, cierto background de cultura pop estadunidense.

Comentarios