Intervención escénica callejera: 'El regreso del lobo”

jueves, 4 de agosto de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un suceso mágico ocurrió el último fin de semana de julio en el Centro Histórico de la Ciudad de México: Una manada de cinco lobos, con la pareja alfa Yahutick y Yohualli al frente, cazó a Maxa, el gran venado. La familia de mamíferos, originaria de la región wixárika mexicana, recorrió el pasaje peatonal desde Moneda a la calle de Academia (donde se encuentra la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM) y atravesó la cerrada Licenciado Primo Verdad (donde se ubica el recinto ExTeresa Arte Actual) para desembocar en la histórica plazuela de Seminario, contigua a la Catedral Metropolitana, donde acorraló a su presa. Esta ficción de la cacería del venado, animal sagrado en la cultura wixárika que le atribuye el símbolo de deidad, fue representada por el grupo La liga Teatro Elástico acompañado de unos cincuenta niños capitalinos. Todos ellos realizaron la intervención escénica por esa zona de la ciudad modificando poéticamente su paisaje urbano, pues sobrevolaban títeres de mamíferos entre gente y edificios que rebasaban la proporción del cuerpo humano. Eso hacía que los transeúntes levantaran la mirada en lugar de dirigirla hacia el piso o al frente como es cotidiano en la saturada zona comercial del centro. Para ello la compañía teatral que dirigen en dupla los artistas Jacqueline Serafín e Iker Vicente construyó los títeres de los mamíferos en escala real que los niños manipulaban. Las representaciones de los animales eran animadas con sus manipulaciones de efectos tan similares a los auténticos que parecía que los mismos lobos y el venado que habitan entre las cerros de la mesa geográfica del Nayar --donde la cultura wixárika del país se ubica--, hubieran descendido al valle de la Ciudad de México. En conjunto, La liga Teatro Elástico y los cincuenta niños alteraron el día a día de comerciantes, policías, consumidores, monjas, familias y turistas con esa intervención escénica mágica e inusual muy representativa de la identidad amerindia de México. ¿Cómo es que La Liga Teatro Elástico trabajó con un grupo de cincuenta niños capitalinos? El grupo de teatro impartió Taller Salvaje: construcción y manipulación de objetos para intervención callejera en ExTeresa Arte Actual como parte de las actividades de su polifacético proyecto “Las bestias danzan o el sigiloso conjuro de lo salvaje”, por medio del cual se difundió la reintroducción de la especie del lobo mexicano a su hábitat (iniciativa iniciada en 1992), así como la revaloración cultural de este importante mamífero en el aspecto fundacional de la cultura mesoamericana del país. La intervención pedagógica con los niños y el performance en la calle plantearon la recuperación de símbolos de la identidad nacional como los que encierran los lobos mexicanos y el venado wixárikas, que hagan resurgir al ancestro que cada ciudadano lleva en el inconsciente como si un fuego interno muy antiguo reapareciera para empoderar a un pueblo, actualmente disminuido en su fuerza. La exposición de los títeres agrestes estará vigente hasta el 7 de agosto junto a los cincuenta vestigios materiales y energéticos de los niños participantes en la actividad.

Comentarios