El teatro también se investiga

jueves, 19 de octubre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El teatro es lo que se presenta en el escenario… y algo más. Del 11 al 13 se llevó a cabo el XXIII Congreso Internacional de Investigación Teatral de la Asociación Mexicana de Investigación Teatral (AMIT) en Ciudad Juárez, Chihuahua. El encuentro, coorganizado por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y el Centro de Investigación Teatral Rodolfo Usigli (CITRU), tuvo como línea temática Las fronteras en el teatro: condición, contexto e intersecciones. Es así como explican la elección y relevancia del tema: “En esta ocasión nos reuniremos para pensar en torno al fenómeno teatral y dramatúrgico a partir de situarnos en el límite donde dos o más espacios diferentes entran en contacto y tensión productiva. Asumimos que hoy las fronteras constituyen un tema urgente frente a los cambios que a nivel social y político podrían significar la apertura de una nueva era. Por ello consideramos que la reflexión sobre las fronteras en el teatro supone un marco amplio y coyuntural --en términos conceptuales y territoriales-- para abordar analíticamente múltiples temáticas y experiencias artísticas.” En torno a ello, la edición incluyó funciones de teatro, conferencias magistrales, mesas de reflexión y presentaciones de libros. Las tres conferencias magistrales fueron: El drama del olvido. Torturas enmascaradas, por la doctora Julia Monárrez; Horizontes en las teatralidades, las dramaturgias, y las prácticas escénicas cubanas contemporáneas, por el doctor Eberto García Abreu; y Mapas y fronteras de los teatros nacionales, por Jorge Dubatti. Hubo ocho mesas de reflexión, en su mayoría integradas por investigadores de una amplia trayectoria, como el doctor Armando Partida, la maestra Aimée Wagner, la doctora Martha Toriz y la maestra Edith Ibarra, entre otros. Sin embargo, se dio también espacio a nuevas voces, como Paulina González Villaseñor con Las fronteras transitables en la escena, y Manuel Delgado Plazola con No hay futuro posible, teatro por teléfono. Los teóricos, investigadores y teatrólogos llevan a cabo una labor invaluable, pero muchas veces ninguneada. Son los fantasmas que vagan detrás de los espectáculos, dándoles más fuerza, situando su importancia y permanencia. El progreso del teatro en el presente y a lo largo de la historia depende de su registro y análisis.

Comentarios