David Huerta se dice 'especialmente conmovido” al saberse acreedor al Premio José Emilio Pacheco

miércoles, 15 de noviembre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de saberse galardonado con el Premio de Excelencia en las Letras José Emilio Pacheco, que se otorgará en el marco de la Feria Internacional de la Lectura de Yucatán (Filey) en marzo próximo, el poeta David Huerta dijo que se sentía “especialmente conmovido” por recibir el galardón que lleva el nombre de un escritor al que respeta y admira. Vía telefónica, tras dar clases en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, Huerta confió a Apro: “José Emilio Pacheco fue como un hermano mayor para mí, pues lo conocí de niño cuando él era un joven escritor que se acercaba a escritores de mayor edad, como mi padre (Efraín Huerta), sentía mucho respeto y admiración por él, lo leía asiduamente, y creo que tuvimos una amistad, curiosamente lo vi más fuera de México que en la ciudad misma, así que estoy especialmente conmovido, y aún más porque terminé de leer hace poco los tres tomos publicados del Inventario, el Inventario que siempre se publicó en Proceso”. --¿Qué significó esa lectura? “Fue una enormemente satisfactoria, y me conmovió que hay unas cuantas menciones sobre mí, y una que me emocionó fue la de un ensayo en 1987, donde anuncia la aparición de Incurable, y este año se cumplen 30 años de su publicación, es como una red de significados que considero hermosa y entrañable”. Y es que Incurable, poema de casi 400 páginas editado por Era en 1987, fue destacado en el fallo del Premio de Excelencia en las Letras José Emilio Pacheco, donde se menciona: “De su amplia y valiosa producción literaria es necesario destacar el poema extenso Incurable, en el que manifiesta la riqueza y creatividad de su fuerza poética”. De hecho, el 13 de julio de 1987 (Proceso 558) publicó el adelanto de un fragmento de ese poema que recogió la creación poética de cinco años de trabajo de Huerta, quien más tarde fuera merecedor de reconocimientos como el Premio Xavier Villaurrutia (2005) y el Premio Nacional de Ciencias y Artes (2015) en el área de Lingüística y Literatura. --¿Qué representa Incurable en su obra? “En cierta forma se trata de un ‘adulto mayor’, ¡tiene cinco sexenios de publicado!, y es representativo de una cierta época, de mi primera edad adulta y cuya extensión se ha prestado a muchos malos entendido, es un libro largo. Lo que me gusta es que además de escritores me lo han comentado fuera del ámbito de la literatura, desde agrónomos a ingenieros, economistas y científicos”. --¿En qué proyecto trabaja actualmente? “En un libro de poemas en prosa, material que está por ordenarse y corregirse en Era. Y tiene algunos cuentos o narraciones poéticas, y van a decir que es prosa de poeta y no vale, me adelanto a las críticas, pero tendrá temas diversos, entre ellos hay un cuento sobre un poeta provenzal que se volvió loco, ‘El transformado de los montes’, y narraciones un poco delirantes que pueden resultar divertidas”. La publicación del volumen, que aún no tiene título, podría coincidir con la entrega del premio en marzo de 2018 en el marco de la Filey. Huerta también comentó que entre la obra de JEP (como solía firmar Pacheco su Inventario) sus preferidos son Los elementos de la noche (1963) y El reposo del fuego (1966), mismos que considera parte de su “memoria poética”, así como trabajos de antología sobre modernismo, el siglo XIX y traducciones (que JEP destacó como ‘aproximaciones’) de Oscar Wilde y Samuel Becket, y los cuatro cuartetos de T.S. Elliot.

Comentarios