La UNAM llama a diálogo antes de retirar el mural del Centro SCOP de la SCT

jueves, 12 de abril de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ante declaraciones del titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, quien aseguró el mes pasado que se reubicaría el mural del Centro SCOP de esa dependencia al nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, el Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) hizo un llamado al diálogo para conocer el estado de la obra y decidir, junto a especialistas, su destino. En un pronunciamiento colocado en el portal de investigaciones estéticas (https://www.esteticas.unam.mx/pronunciamiento_iie_110418), mismo que se replicó en las redes sociales del IIE, firmado por Renato González Mello, titular del instituto y presidente del Colegio de Investigadores, se solicita conocer la documentación completa sobre el estado de los murales y el inmueble, especialmente desde el punto de vista estructural --incluyendo acceso a los expedientes históricos--, pero también tomar en cuenta el paisaje urbano de la zona para el traslado del mural y las obras plásticas que posee el Centro SCOP (conocido así por haber sido la antigua sede de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas en la década de los cincuenta), ubicado en la colonia Narvarte, sobre el Eje Central Lázaro Cárdenas 567. Se lee en el segundo de siete puntos del pronunciamiento: “El llamado ‘Centro SCOP’ es una de las realizaciones más significativas de la corriente artística que promovió la integración plástica, una filosofía estética y constructiva que atraviesa lo urbano, lo arquitectónico, lo escultórico y lo pictórico, y que a su vez culmina un largo proceso teórico que caracterizó al muralismo mexicano. “Los murales que lo decoran se concibieron en concordancia plena con el proyecto arquitectónico del edificio. Sería difícil conservar o actualizar su valor como patrimonio cultural o artístico en un entorno arquitectónico distinto y en el que su función no podría ser equivalente a la original”. Lo anterior en respuesta a declaraciones de Ruiz Esparza, quien dio a conocer el mes pasado a medios de comunicación que los murales y esculturas del edificio serían retirados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Secretaría de Cultura, con el fin de garantizar su preservación tras daños en el Centro SCOP por el sismo del 19 de septiembre, y que la idea de llevar las obras al Nuevo Aeropuerto de la Ciudad México había sido propuesta por Mario Ballesteros, director de dicho centro. Cabe mencionar que tras el sismo del 2017 se dio a conocer el riesgo de demolición de ese centro, tema que salió por vez primera hace 30 años tras el terremoto del 19 de septiembre de 1985 y reportado por la entonces crítica de arte de Proceso, Raquel Tibol, en la columna titulada “El arte también fue destruido” (Proceso, 464). En entrevista esta tarde con González Mello, titular de IIE, explicó que el pronunciamiento se entregó a seis titulares: A Ruiz Esparza, titular de la SCT; María Cristina García Cepeda, secretaria de Cultura; Santiago Taboada Cortina, presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados; Javier Lozano Alarcón, presidente de la Comisión de Cultura del Senado de la República; Lidia Camacho, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes, y José Ramón Amieva, encargado del despacho del jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Acorde al IIE, el “divorcio físico espacial” del mural respecto de su lugar de origen alteraría negativamente el conjunto, y está “expresamente desaconsejado por todos los documentos normativos y éticos que se refieren al patrimonio”, se advierte en el tercer punto de la carta. Según González Mello el instituto, además de solicitar el diálogo, ya emprendió un trabajo de investigación que asegura recordará “la historia social de México, y esa más que desmontarla se trata de entenderla”, pues a su juicio: “Pensamos que la discusión (del traslado de los murales y obra plástica) debe ser pública y darse dentro de la esfera de la cultura antes, con argumentos, estéticos, históricos, técnicos y científicos que tienen que hacerse, una investigación exhaustiva, y en opinión mía y del instituto, una vez planteado el problema, abrirse un lapso de tiempo razonable con propuestas y alternativas, para que en dado caso tenga un destino semejante en una ubicación que no sea radicalmente opuesta a su original, y me refiero al contraste entre interior y exterior, así como tomar en cuenta un traslado que no sea distante. “El mural requiere volverse a situar en la memoria del arte mexicano, siempre se menciona a O’ Gorman y Chávez Morado como dos de los artistas, pero participaron varios más, cuando uno ve las fotos de cómo estaba antes del terremoto de 1985, regresa a la memoria algo de lo que deberíamos cuidar y dar un lugar”, expresó a Apro. La investigación que emprendió el IIE sobre los murales y obra plástica esperan tenerla este verano, adelantó González Mello.