The Offspring, punk rock brutal en el Pepsi Center

martes, 15 de octubre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- The Offspring cuenta con la fórmula indicada para cargarse de energía y buena vibra, una rotunda dosis de punk rock como con la que contagió al Pepsi Center en lleno total. Un alegre slam e intenso rock cubrió al foro del WTC de la Ciudad de México con una de las bandas estadunidenses representativas en el estilo, teniendo la presencia Dexter Holland (voz), Greg K. (bajo), Noodles (guitarra) y Pete Parada (batería). Emergieron a las 20:45 horas para compartir una velada desenfadada, donde los originarios de Huntington Beach, California, ofrecieron un espectáculo ágil de sonidos acelerados para refrescarse con un rock de tintes punk. Los brincos, gritos y slam se desataron al primer acorde de Americana y All I Want, en un arranque locuaz ante ocho mil fans. Come Out and Play detonó aún más el festín de las multitudes generando sonrisas y cánticos que permanecieron durante todo el recital rockero que tuvo una producción sencilla, con solamente un par de pantallas laterales y al centro una manta con la leyenda inscrita: The Offspring. El repertorio incluyó It Won’t Get Better, Want You Bad y Mota, además de Original Prankster y Staring at the Sun. Continuaron con Whole Lotta Rosie en cover especial de las leyendas australianas del hard rock AC/DC, prosiguiendo con Bad Habit. El ambiente de calor humano hervía en el espacio con el sudor de los cuerpos que gozaban de la vida con la sencillez de la banda concebida desde 1984. Dexter Holland mostró en todo momento su cariño a nuestro país, al igual que todos los músicos tras gritar en español un: “¡Viva México, muchas gracias!”. Gone Away enmarcó el momento emotivo con el solitario a piano por parte de Dexter, para lo cual contó con una sutil iluminación, mientras Why Don’t You Get a Job? brilló al soltar globos multicolores entre el público que jugueteaba en la verbena dominical. El ocaso se enfilaba con (Can’t Get My) Head Around You y Pretty Fly (For a White Guy), misma que generó una frenética catarsis generalizada. Luego de The Kids Aren’t Alright desaparecieron del escenario para salida en falso, pero retornaron para regalar unas rolas como encore: You’re Gonna Go Far, Kid y Self Esteem. Así finiquitaron el estridente espectáculo en punto de las 22:00 horas con la calidad de cada uno de los músicos, quienes se postraron al filo del entablado para despedirse satisfechos por la entrega demoledora. The Offspring (nombre que equivale a “progenie” o “frutos”) dejó en claro de esta forma que con sólo una hora de show puede recargar los ánimos con su punk rock de calidad.

Comentarios