Alebrijes, tonas y nahuales cobrarán vida en la exposición 'Detrás de una máscara”

jueves, 7 de marzo de 2019
OAXACA, Oax. (apro).- Con 37 piezas talladas en madera del Taller de Jacobo y María Ángeles –donde alebrijes, tonas y nahuales cobran vida para adentrarse en el tradicional carnaval autóctono de San Martín Tilcajete– será inaugurada la exposición “Detrás de una máscara” en el Centro Cultural San Pablo. La apertura será este viernes 8 de marzo a las 19:00 horas en la Sala Capitulares del Centro Cultural San Pablo donde “podrá ser admirada una tradición como el carnaval autóctono de San Martín Tilcajete, que llevada al arte puede presentarse así, dignamente, y darle ese respeto”, afirmó la artista zapoteca María Mendoza. [caption id="attachment_574469" align="alignnone" width="1200"]Foto: Twitter @cortv Foto: Twitter @cortv[/caption] La exposición está compuesta de piezas talladas en madera así como de fotografías de los “aceitados”, hechas por Fernando Armenghol y Manuel Jiménez, e intervenidas por Jacobo y María. La artista manifestó que lo que buscan es “levantar ese interés en el pueblo para que vuelvan a retomar la talla de madera de las máscaras, porque en los últimos años se ha usado el látex y diferentes materiales. “Entonces, lo que queremos es motivar e incentivar a que vuelvan a tomar ese cariño, respeto e interés a conservar esta tradición como realmente era y dignificarla con una exposición de este tamaño”. [caption id="attachment_574470" align="alignnone" width="768"]Foto: Twitter @marianazardain Foto: Twitter @marianazardain[/caption] Las piezas se realizaron con tallado, hoja de oro, hoja de plata, fotografía sobre lienzo, pinturas con pigmentos, acrílicos y algunas fibras. La directora del Centro Cultural San Pablo, Mariana Zerdain Buganza, indicó que la obra permanecerá del 18 de marzo hasta mediados de julio en un horario de 10:00 a 20:00 horas de lunes a sábado y de 10:00 a 18:00 horas los domingos con la entrada libre. https://twitter.com/marianazardain/status/1100556296300974080 El taller de Jacobo y María Ángeles, ubicado en la comunidad de San Martín Tilcajete, Oaxaca, lleva más de 20 años elaborando piezas talladas en madera de copal, comúnmente conocidas como “alebrijes”. Su arduo y meticuloso trabajo les ha valido convertirse en reconocidos exponentes de la talla de madera como arte popular. En conferencia de prensa, María Mendoza explicó que la idea surgió hace tres años y desde hace un año y medio comenzaron a trabajar las piezas que este viernes se muestran al público. “Aquí le damos vida a las máscaras porque actualmente se han integrado otros elementos diferentes en los disfraces. Pero, sobre todo, nace la idea de plasmar esa tradición viva en nuestras piezas, porque cuando nos ponemos una máscara somos otros. Entonces, ¿por qué no darles otra vida a nuestras tonas y nahuales? Es darles otro yo”, abundó. La esposa de Jacobo Ángeles recordó que “hace tres años nace la idea de disfrazarse. Las mujeres no se podían disfrazar, es como mal visto, es una fiesta para hombres porque es ruda, es fuerte y se permiten muchas cosas, donde cada quien saca lo que es, y decidimos participar 10 mujeres del taller, claro, custodiadas por varios varones. “Y lo descubrí hace 3 años y me di cuenta de que la gran importancia de hacer viva esa tradición y por qué las mujeres no podían participar. Con una máscara ya no sé quién soy en verdad, con la máscara o sin la máscara. Siempre es la curiosidad de la gente. “¿Quién está detrás de esa máscara? Ah, es una mujer. Pero, ¿quién será? Hice cosas con mi máscara que no me atrevería a hacer sin la máscara. De ahí nace la idea”. Explicó que las piezas adquieren una personalidad cuando se termina de hacer una obra porque ahí están todas las manos por las que pasa; el que lo lija, lo pinta, lo talla, llega a tomar parte de la esencia de cada una de las personas por las horas y días que pasan por sus manos. “No hay que ver la pieza como algo decorativo porque tiene el espíritu y esencia de cada persona”, abundó. Consideró que al participar en el carnaval “rompimos más esquemas pero también en sus piezas, porque no solo se presentan como alebrijes, tonas o nahuales con máscara, sino que también se atrevieron a intervenir fotografías de personajes que se visten y a pintarlas y hacerles un extra. El arte de la foto ya está ahí, pero nosotros le pusimos esencia”. La exposición inicia con la reflexión de Cuauhtémoc Peña: “Relumbran al sol candente del mediodía. En las calles lucen retintos, azules o rojizos. Cual dueños del mundo vociferan, corren, brincan y chicotean. Se murmura que algo esconden bajo las máscaras y que incitan con el tañer de sus cencerros. La gente del pueblo apenas los escucha y sale a mirarlos. Pronto se oyen las exclamaciones: ¡Qué diablos tan bellos!” https://twitter.com/fahho_sanpablo/status/1103085858805161984

Comentarios