'Morriña septembrina” (Vacilón Opus No. 3)

miércoles, 18 de septiembre de 2019
CIUDAD DE MEXICO (apro).- En este poema de 1932, la nostalgia del célebre poeta exiliado en Estados Unidos es, para algunos ortodoxos, la rebeldía que trastoca un símbolo sagrado. Fue tomado del libro 100 poemas mexicanos en papel revolución” (Secretaría de Educación Ciudad de México, 2008). • • • Hoy he teñido a Nueva York de verde, blanco y colorado, los rascacielos decorado con  flecos de tiñe y sotol y banderolas de papel picado! Y en lugar de Wall Street oro se México, oro de Sol, el sidereo de Tonatiuh, colgué por gala en su cenit que de pardo volvióse azul. Quite a su águila nacional de la garra el rayo y el trueno y la hice asir un nopal para que sepa lo que es bueno, penca espinosa y tuna cordial. Deshoje amapolas en todo Broadway y la Quinta Avenida, perfumada lluvia florida sobre oro, mármol, nieve y lodo... Pintoresca sobre un retablo De júbilo y colores llena fue Nueva York una verbena del cacahuatal de San Pablo. Ah mis chinampas sobre el Hudson, sabinos de Chapultepec en búcaros de rascacielos, mis volcanes en el Subway! Se acabó... la Ciudad Imperio, y en sus murallas arrasadas ya en el hogar por refrigerio y donaire y brujo misterio me guisé un plato de enchiladas. De tal suculenta bondad, de tal aroma y tal cariz que hincho con gula su nariz la Estatua de la Libertad. Golosa rechinó las muelas y adulando mi patrio amor robó astros y rojas telas al crepúsculo... Y se hizo un castor tachonado de lentejuelas!

Comentarios