Se reaviva la esperanza para el rescate del antiguo Centro SCOP

sábado, 22 de agosto de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).– El reciente nombramiento de Javier Jiménez Espriú como encargado de un “Patronato de Restauración del Centro SCOP”, dio una “luz verde” al proceso de recuperación que la iniciativa civil “En defensa de los murales del Centro SCOP” ha empujado desde hace al menos tres años para rescatar las obras artísticas que revisten al conjunto ubicado en Xola y Eje Central de esta ciudad. Jiménez Espriú, extitular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (STC), fue nombrado por el actual director de dicha secretaría, Jorge Arganis a través de un breve comunicado en donde se dio a conocer que hubo una firma de acta-recepción de las oficinas con la presencia de Jorge Pedro Castolo Domínguez, representante del Órgano Interno de Control (OIC), y se aseveró que más adelante se daría a conocer a los integrantes de dicho patronato.
Nota relacionada:
Los murales del SCOP… de mal en peor El Centro SCOP, que data de 1954, fue desalojado por la SCT de manera posterior al sismo de 2017 tras daños estructurales. Y en 2018, los integrantes de “En defensa de los murales del Centro SCOP” alertaron del retiro de parte de los mosaicos mexicanos –en total 2 mil 220 metros cuadrados de unos 5 mil– que dan vida al SCOP producto de las obras artísticas de Juan O’Gorman, José Chávez Morado, Luis García Robledo, Rosendo Soto, Jorge Best, Guillermo Monroy y Arturo Estrada. Lo anterior debido a declaraciones del entonces titular de la SCT, Gerardo Ruíz Esparza, quien aseguró que las obras se reubicarían en el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, ante lo cual incluso el Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) hizo un llamado al diálogo.
Nota relacionada:
La UNAM llama a diálogo antes de retirar el mural del Centro SCOP de la SCT Ante la defensa ciudadana –a la que posteriormente se unieron vecinos del Conjunto Habitacional Unidad SCOP– el retiro de la obra finalmente se detuvo, y los mosaicos retirados se resguardaron en bodegas colocadas especialmente para las obras. Ante el llamado al diálogo y la participación de diversas instancias incluida la UNAM, autoridades del SCOP (el propio Jiménez Espriú en calidad de entonces titular de la SCT) y del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), el grupo “En defensa de los murales del Centro SCOP”, conformado por las investigadoras del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (Cenidiap), Laura González Matute y Guillermina Guadarrama; Lucila Rousset, artista plástica y curadora en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); el periodista y promotor cultural Juan Bautista, y el biólogo Jesús Ismael Vega, promovieron en septiembre del año pasado una serie de peticiones, entre las cuales se mencionaban: Restauración y reinstalación de los murales del centro, convertir el lugar en un espacio cultural, así como una declaratoria de Monumento Artístico.
Nota relacionada:
Plantean agenda interinstitucional para el rescate de los murales del Centro SCOP Sobre esta última, la Secretaría de Cultura capitalina (hasta hace un mes dirigida por José Alfonso Suárez del Real), aceptó empujar la declaratoria, e incluso la dirección de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural de la ciudad dio a conocer que estaban reuniendo elementos para la misma, mientras que el alcalde de la Benito Juárez, Santiago Taboada, incluso propuso apoyar la idea de convertir al SCOP en un espacio cultural. Sin embargo, la contingencia derivada por el covid-19 pospuso los trabajos que empujarían la declaratoria, misma que podría emerger tras el reciente anuncio de Jiménez Espriú al frente de un patronato. En documentación proporcionada a la Agencia Apro por parte de “En defensa de los murales del Centro SCOP”, se destacaron cartas –firmadas y recibidas– a Andrés Manuel López Obrador (como presidente electo), a Jiménez Espriú entonces secretario en funciones de la SCT, y a Alejandra Frausto, titular de la Secretaría de Cultura federal.