ATUENDO: El mundo según Hugo

sábado, 4 de octubre de 2003
* "A los enemigos hay que aplastarlos": Hugo Sánchez México, D F, 3 de octubre (apro)- El entrenador de Pumas, Hugo Sánchez, habló de que en el futbol tenía "dos enemigos": Ricardo LaVolpe y Leo Beenhakker La cuenta le aumentó al percatarse que un amigo de Beenhakker, el también holandés Hans Westerhof le movió el tapete a Eduardo de la Torre para colocarse en su lugar, en el banquillo de Chivas Hugo dedica buena parte de su intervención con los periodistas a estallar bombitas, no de manera casual, sino programada y fría Generalmente recurre a los ataques después de ganar un partido importante Suele guardar silencio cuando llegan los malos resultados, por prudencia y por su instinto bien desarrollado de saber los momentos que juega Es goleador, al fin y al cabo Conoce bien el manejo del tiempo y el espacio en la zona donde hace daño Ese olfato bien desarrollado le permite hacer que LaVolpe se "enganche" con gran facilidad para dar blanco, aprovechando la diarrea verbal que en ocasiones afecta al entrenador nacional Hugo lo va cazando En ocasiones ataca, otras retrocede Unas veces grita y otras habla Hay días en que se refiere a él por su nombre y otros en los que lo distingue simplemente como "el argentino ése" LaVolpe no se distingue precisamente por su paciencia Él es, como Hugo, un pragmático del futbol y de la vida Va por los premios Su contrato le permite ganar extra por concepto de premios en torneos oficiales Ya se ganó un dineral con la Copa de Oro y otra bolsa de billetes por la medalla de cobre en los Juegos Panamericanos No pierde por los fracasos, pero sí gana por los tibios éxitos Hugo, en cambio, desde su trinchera en Pumas, sortea muchos contragolpes por sus declaraciones con esa habilidad que tienen los alambristas para mantenerse erguidos a pesar de los vientos que los sacuden Hugo gana partidos, porque de lo contrario las presiones son muchas para los dirigentes de Pumas Una mala racha le podría costar el puesto Y si sale de Pumas, difícilmente otro equipo lo contrataría porque es imposible controlarle la lengua Leo Beenhakker ha sido más prudente No se engancha en las provocaciones de Hugo, sino que elude el tema por instinto de sobrevivencia Cuenta con el apoyo de su directiva, pero también es blanco de francotiradores si el América no consigue buenos resultados Es el entrenador mejor pagado en México Por lo tanto, es al que más se le exige El mundo de Hugo se compone de aliados y enemigos A los aliados los invita a sus cocteles familiares, a bautizos o 15 años y a sus fiestas en donde su palabra es ley A los enemigos, dice él mismo, "hay que aplastarlos", porque no merecen estar en su mundo LaVolpe, mal que bien, ya ganó un título y medio en México Hace diez años con el Atlante y hace menos de un año un medio título con el Toluca; Beenhakker es coleccionista de campeonatos, tanto en Holanda como en España En México sigue debiendo un título Pero Hugo todavía no gana nada como entrenador Gana partidos, sí, calificaciones, también, pero le falta la cereza en el pastel Un campeonato le permitiría hacer más congruente su dicho con su hecho Pero también surge una duda: si así nadie lo soporta, imagínense lo que sería ganando un campeonato Y así, mientras sus enemigos siguen copando todos los terrenos, Hugo ya prepara la maleta porque cumpliendo tres años como entrenador en México, ya puede dirigir en España Ese es su objetivo No lo pierdan de vista

Comentarios