ATUENDO: Los extraterrestres

jueves, 18 de diciembre de 2003
* "Me parece que hay un complot contra el arbitraje mexicano": Yamasaki México, D F, 17 de diciembre (apro)- Paranoico, Arturo Yamasaki observa que entre Bonifacio Núñez y Arturo Yamasaki, cada cual en su televisora, están confabulando para desestabilizar al arbitraje mexicano Brizio y Bonifacio afirman que el gol que metió Jared Borgetti contra el Atlante fue con el antebrazo derecho, la mano, el brazo, los dedos y toda su extremidad superior Lo vieron millones de mexicanos Y por lo tanto, aseguran que el árbitro Gilberto Alcalá no puede obtener buenas calificaciones si permite un gol no con la mano, sino con todo el cuerpo de dios Como castigo a Gilberto Alcalá, lo premian con seguir activo en la liguilla, con un error monumental, de esos que recuerda siempre la historia Todos en el estadio lo vieron, menos él La confabulación entre Bonifacio y Arturo Brizio también alcanza para observar el pésimo trabajo de José Abramo Lira en el partido de Atlante (otra vez Atlante) contra Pachuca Trece tarjetas en total para controlar un juego que no presentaba otro grado de dificultad que el que se quisiera inventar el árbitro El Atlante fue perjudicado sistemáticamente, como si fuese campaña Eso lo observaron Bonifacio y Arturo Brizio que, enemigos de Yamasaki, se dedicaron a denunciarlo No hay peor ciego que el que no quiere ver "Los que ahora nos critican cometieron peores errores cuando estaban activos", dijo Yamasaki, rompiendo todos los códigos del gremio Y tiene razón: por supuesto que Brizio y Bonifacio también se equivocaron Pero a los entonces dirigentes del arbitraje les tocaba juzgarlos y a los entonces críticos les correspondía señalar sus fallas Hoy, aunque Armando Archundia haya cumplido una actuación de "9" en el partido Brasil contra Argentina del mundial de menores de 23 años, los trabajos caseros en la liguilla no alcanzar a pasar ni de "panzazo" Con Yamasaki hay más defensa arbitral que buenas actuaciones Un error como el de Alcalá validando un gol con "el cuerpo de dios de Borgetti", o una lamentable feria de tarjetas y un trabajo tendencioso de Abramo Lira contra Atlante, los hubieran sacado de la liguilla con la sensibilidad que tenía Edgardo Codesal para entender la voz de la opinión pública Yamasaki no tiene esa sensibilidad Y es lógico tratándose de un hombre que ni en su propia familia puso orden cuando quiso meter a su hijo Martín como jugador "mexicano" a las Chivas, siendo que nació en Perú Se iba a romper una tradición de más de 50 años con los rojiblancos, pero una confesión entre lágrimas del propio Yamasaki impidió ese agravio histórico Los únicos partidos que jugó su hijo con Chivas fueron dos amistosos en Acapulco Si en casa no puso orden, ¿cómo pedirle que lo haga en el arbitraje?

Comentarios