ATUENDO: "¡Portero, portero, portero!"

sábado, 26 de julio de 2003
*"Los equipos se arman de atrás para adelante, y la defensa está muy buena, da seguridad, está trabajando muy bien": Ricardo La Volpe México, D F, 25 de julio (apro)- En ambos sentidos, el grito más estimado en el juego que sirvió para que México consiguiera su pase a la final de la Copa de Oro fue el de "¡portero, portero, portero!", que salió del corazón de la tribuna Y se refería, sí, a Oswaldo Sánchez, que con dos atajadas providenciales salvó a México en los primeros minutos Pero se refería, más que nada, al arquero de Costa Rica, Ricardo González, que fue sin duda el mejor hombre de la selección mexicana, consiguiendo dos tantos en su propio marco El primero, claro autogol ya que el centro de Rafael Márquez ni siquiera iba al marco y él lo metió con sus propias manos; y el segundo, el tiro del "Chiquis" García no era gol, pero el portero tico se la puso bonita a Jared Borgetti para que la empujara al fondo Con un arquero así de rival, México tendría asegurado el título, lástima que no todos los equipos traen a un jugador tan amigable con el equipo local Como quiera que sea, Ricardo La Volpe dio un profundo "¡ufff!" cuando el portero rival se equivocó dos veces y regaló el partido a la selección mexicana, a menos de media hora de haberse jugado el primer tiempo Costa Rica había llegado con claridad una vez contra Oswaldo, quien resolvió con un manotazo a tiro de esquina Luego, el poste salvador evitó el gol de Centeno Una tentativa de autogol de Omar Briseño fue salvada por Oswaldo En menos de 10 minutos, Costa Rica fue más peligroso que México Hasta que se dio cuenta que había dormido con el enemigo La primera pelota que le llevó a su portero fue gol Un centro de Rafael Márquez, desde la derecha, sin intenciones de tirar a gol, se metió cuando el portero perdió la distancia de la pelota, no supo dónde estaba parado y metió con sus propias manos el esférico Ese gol hundió al equipo Anímicamente nunca se recuperaron del error Y todavía cometió otro mortal por necesidad al rechazar mal un tiro del "Chiquis" García Le dejó la pelota a merced de Jared Borgetti, quien simplemente agradeció el detalle del portero y le puso el segundo gol al marcador Lo malo para LaVolpe y sus discípulos es que la exConcacaf les jugó rudo Primero habían dicho que si Brasil llegaba a la final, estaría calificado a la Confederaciones el equipo que se les enfrentara en esa fase Ahora que llegó México, Jack Warner, un amigable enemigo del futbol nacional, dijo que siempre no, que si México pierde con Brasil y Estados Unidos le gana a Costa Rica tendrán que jugar un partido extra para definir al representante en la Copa Confederaciones de 2005 en Alemania Así se las gasta el dirigente de la exConcacaf Como quiera que sea, uno de los objetivos de México y de LaVolpe se ha cumplido Jugar en el estadio Azteca sigue siendo una pesada losa para los visitantes Algo tiene el escenario que les produce el pánico escénico que ayuda a la imbatibilidad de los equipos Ahora sólo resta ganarle a Brasil en la final, que sería la cereza del pastel Porque aunque México no juegue bien, no gane con claridad, se ayude con los errores ajenos, al final de cuentas el resultado manda Y seguramente Ricardo La Volpe ha descansado del dolor testicular que le produce la gente cuando grita "¡Hugo, Hugo, Hugo!" El jueves por la noche el grito que predominó fue el de "¡portero, portero, portero!", en honor de Oswaldo Sánchez, pero sobre todo de Ricardo González, el malísimo portero tico, a quien le debemos el pase a la final

Comentarios