Boxeo nacional: Negro futuro

miércoles, 6 de octubre de 2004
* Esta disciplina, “en ceros”, sin representantes dignos que preparar rumbo a las olimpiadas de Beijing México, D F, 5 de octubre (apro)- Los pasados Juegos Olímpicos de Atenas resultaron voraces para el boxeo mexicano: sus cinco peleadores no sólo fracasaron ante sus contrincantes, sino que nadie de ellos consiguió estar arriba de las puntuaciones en ninguno de sus asaltos, de ahí que la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) calificara a esta disciplina con el más bajo rango entre la actuación de los 214 atletas: deficiente Pero una de las cosas que los recientes Juegos devoraron sin piedad fueron los cinco pugilistas mexicanos que, condenados al descrédito de la propia Conade, confirman su salida del boxeo aficionado para ir en busca de la fortuna y las enormes ganancias económicas que les ofrece --pero que de ninguna manera les garantiza-- el profesionalismo A la luz de los hechos, este es el principal problema que afronta el nuevo ciclo del entrenador nacional de boxeo, Francisco Bonilla, para quien el arranque hacia los Juegos Olímpicos de Beijing es “como empezar de cero”, ya sin la presencia de Abner Mares, Juan de Dios Navarro, Ramiro Reducindo, Alfredo Angulo y Raúl Castañeda Si desde ahora se valora el nivel que inmediatamente deberá afrontar el nuevo grupo de peleadores, el panorama resulta desalentador: “Prácticamente sólo disponen de tres años y medio para su preparación, lo cual es una gran desventaja porque hablamos de jóvenes cuyas edades oscilan entre los 15 y 16 años” Entonces, acepta, que es difícil que la nueva generación de boxeadores nacionales logre la madurez necesaria en la siguiente justa olímpica “Nuestra esperanza radica que dentro del grupo de jóvenes peleadores aparezcan dos o tres buenos exponentes y con ese reducido número de posibilidades podamos aspirar a un buen resultado en China”, asegura Bonilla Para el entrenador es una realidad que nadie de los cinco exponentes en Atenas decidió continuar un ciclo más, no obstante sus intentos por convencerlos “Y no me extraña en absoluto Esto es algo muy natural entre los equipos de boxeo en los últimos años Todo mundo se va: no hay quien haya ido a unos Juegos Olímpicos y haya decidido repetir esa experiencia en un periodo más”, justifica Pero absorbidos por el profesionalismo, los cinco peleadores olímpicos en Atenas, tampoco ofrecen garantías de éxito en este sector, a decir de Francisco Bonilla, quien sólo vislumbra un futuro alentador a Juan de Dios Navarro y a Abner Mares: “Tienen grandes cualidades para destacar en el profesionalismo en virtud que sus estructuras físicas están dentro de los parámetros para destacar en el profesionalismo Además, tienen técnica y son muy combativos para tener buen futuro en este sector”, señala En el caso de Reducindo, explica: “Es diferente, en primera porque no hay gente de su categoría (peso pesado) y, en segunda, porque cuando pretenda hacer campaña en Estados Unidos le resultará muy complicado en esa categoría Pero ojalá tenga suerte; no se le puede desear lo peor, pero es difícil que logre despuntar en el boxeo profesional” --¿Y ya le hizo ver esta situación? --Lo hemos platicado desde antes y que necesitaba tener una gran actuación en Juegos Olímpicos para que recibiera el cobijo de un buen promotor que lo llevara paso a paso en el profesionalismo, pero después de la actuación en los pasados Juegos se perdió todo el interés por la mayoría de los muchachos --¿Se devaluaron los boxeadores olímpicos? --Sí, pero es una mala apreciación porque no puedes borrar lo que hicieron antes de estos Juegos Un mal resultado se puede tener en cualquier momento, y eso no quiere decir que nuestros peleadores sean malos, que estén acabados o ya no tengan ningún futuro

Comentarios