defensiva

sábado, 27 de diciembre de 2008
"Este texto está publicado en el número 1677 de la revista Proceso, que ya está en circulación" PARÍS- Por primera vez la Unión Europea lanza una operación aeronaval Su nombre: Atalanta Su misión: combatir durante un año a los piratas cada vez más numerosos y aguerridos que operan a lo largo de las costas somalíes La flotilla de guerra europea, EuNavFor, que está bajo el mando del vicealmirante británico Philipp Jones, cuenta con cinco fragatas y tres aviones de reconocimiento Desde el lunes 8 operan dos buques de guerra ?un francés y un británico? que se encontraban en la zona El 20 de diciembre se les sumó un barco griego que funge como cuartel táctico de los operativos Pronto llegarán un destructor alemán y un navío italiano La EuNavFor, que actúa con mandato de las Naciones Unidas, escoltará a los buques portacontenedores del Programa Mundial de Alimentos (PAM) de la ONU y a buques mercantes Esa fuerza relevó a cuatro navíos de guerra de la OTAN que vigilaban el área desde octubre pasado Las unidades militares europeas están autorizadas a perseguir piratas en aguas territoriales somalíes y a dispararles, debido a una suspensión excepcional de las normas internacionales sobre el derecho marítimo No pueden perseguir a los bucaneros por tierra Sin embargo, el pasado martes 16, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución ?la número 1851? que autoriza temporalmente a las fuerzas internacionales que cooperan con el gobierno somalí a utilizar "todos los medios necesarios" para evitar que el territorio de su país sea utilizado para "preparar, facilitar o cometer actos de piratería en el mar" Vigilar un área equivalente a más de 1 millón de kilómetros cuadrados no va a ser una tarea simple El vicealmirante Jones dejó claro que la operación Atalanta no haría milagros y prudentemente declaró que "la fuerza naval por sí sola no podrá erradicar la piratería" En rueda de prensa al margen de la conferencia internacional de Nairobi sobre piratería, celebrada el miércoles 10 y el jueves 11, el experto keniano Andrew Mwangura se mostró crítico con la EuNavFor y enfatizó que "la violencia nunca es una solución" Mwangura, coordinador del Programa de Asistencia a Marineros para el Este de África, influyente organización privada de defensa de los marinos mercantes, destacó que la pobreza es una de las principales causas del incremento de la piratería y aseguró que los filibusteros auténticos son hombres de negocios de Nairobi, Dubai o Londres que actúan con la complicidad de gobiernos como los de Kenia y Nigeria Las escoltas militares no son los únicos medios defensivos utilizados contra los piratas Desde julio de 2004 todos los armadores de embarcaciones deben seguir al pie de la letra el nuevo Código Internacional para la Seguridad de los Navíos y de las Instalaciones Portuarias (ISPS, por sus siglas en inglés) que elaboró la Organización Marítima Internacional (OMI), de la ONU Entre sus numerosas medidas, ese código exige que los buques con capacidad de carga bruta igual o superior a 300 toneladas, y los barcos de transporte de pasajeros, como los cruceros, estén equipados con Ship Loc; sin embargo, este sistema de alarma y localización por satélite puede resultar contraproducente porque algunos grupos mafiosos logran interceptar sus señales El pasado 14 de diciembre comandos de piratas dispararon cohetes contra un carguero en aguas del Golfo de Adén Según explicó Andrew Mwangura, los bucaneros localizaron el barco después de infiltrar su sistema de protección satelital Marinos mercenarios El equipo defensivo que promueve la OMI incluye redes de cables eléctricos de alta tensión instaladas en las partes más vulnerables de la nave, cañones de agua, poderosos reflectores para cegar a los piratas y sirenas ensordecedoras Estas últimas parecen particularmente eficientes Fue gracias a las sirenas que, en 2005, la tripulación del crucero de lujo Seabourn Spirit logró repeler a piratas somalíes que lo atacaron con lanzagranadas Los filibusteros no aguantaron las ráfagas de decibeles disparadas por el crucero No se sabe cuántos de los 302 riquísimos turistas estadunidenses que viajaban en el crucero padecieron sordera después de sus exóticas vacaciones Llama la atención la proliferación de empresas privadas de seguridad que se anuncian como especialistas en combatir la piratería marítima Entre las más conocidas destaca la estadunidense Blackwater, cuyo dueño, Erik Prince, está íntimamente ligado a los círculos neoconservadores que rodearon al presidente George W Bush durante sus ocho años de gobierno Prince y Bush comparten convicciones políticas y religiosas, lo que permitió que su empresa sacara jugosos dividendos en Irak En octubre pasado Blackwater anunció que planeaba enviar al navío MV Mac Arthur al Golfo de Adén, en las costas norteñas de Somalia Se trata de un barco de 54 metros de eslora y 14 tripulantes especialmente entrenados para escoltar buques mercantes La empresa advirtió que además estaba integrando una flotilla de tres naves más, con personal muy bien armado para ampliar su campo de acción La noticia provocó alarma porque los mercenarios de Blackwater cometieron graves atentados contra la población civil en Irak y se teme que actúen sin el menor escrúpulo en su nueva "misión" Blackwater compite con otras empresas, entre ellas Top Cat Marine, también estadunidense y cuya fama es bastante turbia También es el caso de la compañía británica Marine Risk Managment, que se jacta de haber obtenido muy buenos resultados en la lucha contra los filibusteros en el estrecho de Malaca La pelea por el mercado de la protección contra la piratería es feroz y no es para menos, ya que los servicios diarios de seguridad cuestan entre 20 mil y 50 mil dólares Los grupos de cabildeo de estas empresas multiplican presiones para que comandos de mercenarios se embarquen en las naves de sus clientes, pero tropiezan con el derecho internacional, que proscribe el armamento en la flota mercante De todos modos la mayoría de los países no aceptarían que naves extranjeras crucen sus aguas territoriales con hombres armados a bordo Los expertos temen que los mercenarios desencadenen una espiral de violencia Saben que los piratas no tienen problemas para conseguir armas cada vez más poderosas y ya se comprobó su creciente audacia Los especialistas recomiendan, en cambio, los patrullajes y las escoltas oficiales que operan bajo los auspicios de la ONU o la OTAN Pero, como Mwangura, insisten en que la miseria es uno de los principales factores del problema, ya que el hambre genera la piratería ocasional y permite que las mafias recluten a los bandidos que necesitan l

Comentarios