Karpov y Kasparov enfrentarán a ocho universitarios

miércoles, 17 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 17 de noviembre (apro).- En el marco de la Primera Gran Fiesta Internacional del Ajedrez UNAM 2010, ocho ajedrecistas universitarios se enfrentarán a los campeones Anatoly Karpov y Garry Kasparov este jueves 18, en la Sala Nezahualcóyotl.
    Karpov desafiará a Vicente Gutiérrez, de la Facultad de Ingeniería; Carlos López, de Contaduría y Administración; Juan Manuel García, de Economía, y Estefanía Barreto Reyna, de Ciencias.
    En tanto, los oponentes de Kasparov serán Carlos Torres, medallista a nivel nacional en la Olimpiada Infantil 2010 de la UNAM; Jorge Matías Vázquez, de Ingeniería; Alejandro Hernández, de la Escuela Nacional Preparatoria 6, y Tania Sánchez, de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia. La cita será el jueves 18 a las 18:30 horas.
Los ocho universitarios afirman estar nerviosos por enfrentarse a los dos reyes del ajedrez moderno, pero cada uno de ellos sabe que si alguna cosa les ha enseñado este juego es que incluso el rey mejor pertrechado puede recibir, en el momento menos esperado, un jaque mate.
    En 1975, Fischer era el rey indiscutible en la escena mundial del ajedrez, sin embargo, aquel año el Campeonato Juvenil que se jugó en la Unión Soviética cambió de golpe lo que se sabía de ese juego hasta el momento.
En un artículo publicado por el diario inglés The Guardian, fechado el 24 de febrero, el periodista Leonard Barden escribía:
    “Pase lo que pase con el título mundial en 1975, muchos expertos vaticinan que Karpov será el sucesor de Fischer, ya sea en este año, ya en 1978 o en 1981. ¿Pero quién será el campeón después de Karpov? En mi opinión, hay un favorito muy claro a convertirse en campeón del mundo en 1990. Se trata del niño de 11 años Garry Kasparov, de Bakú”.
    Esta es una anécdota que recuerdan bien tanto Anatoly Karpov como Garry Kasparov, quienes después de foguearse en todo tipo de torneos, saben la importancia de que las nuevas generaciones midan sus fuerzas contra los grandes del ajedrez, pues sólo así es posible detectar hoy a los maestros del mañana, como bien supo hacer Barden hace 35 años en aquél profético artículo londinense.

Comentarios