Maldición azul; sexta final perdida

miércoles, 28 de abril de 2010

PACHUCA, Hgo., 28 de abril (apro).- No pudo ser: Cruz Azul, que llegó dispuesto a ponerle fin a una sequía de 13 años sin títulos, sucumbió en tiempo de reposición con el Pachuca por la mínima diferencia (2-2 el global), que se quedó con el título de Concacaf y el boleto al Mundial de Clubes.

Para el Pachuca, el agónico triunfo fue su cuarta corona en la zona de Concacaf en la última década y representará de nueva cuenta al balompié mexicano en el Mundial de Clubes a celebrarse en diciembre.

En cambio, la maldición continúa persiguiendo al Cruz Azul, el equipo decepción que más finales ha malogrado (seis en total, entre el torneo de liga y la Liga de Campeones de Concacaf).

El paraguayo Edgar Benítez marcó un golazo de media vuelta en los linderos del área grande sobre tiempo de reposición (minuto 92) que fue suficiente para sepultar las aspiraciones del equipo capitalino, que aguantó más de la cuenta sus labores defensivas en la parte complementaria del juego que aportó dinamismo.

“Le pedí a Dios que me diera un balón y cuando lo vi en las redes no lo podía creer”, dijo Benítez, el héroe de la dramática jornada en el estadio Hidalgo.

Benítez insistió: “sabía que el partido iba a ser difícil, pero siempre tengo fe que una pelota me iba a tocar dentro del área” y rescató la “la humildad que tiene el grupo es impresionante”.

Comentarios