Francia, histórico fracaso

martes, 22 de junio de 2010

México, D. F., 22 de junio (apro).- Envuelta en el mayor escándalo de su historia en los mundiales, Francia se despidió de Sudáfrica con una segunda derrota en fila (1-2), ahora ante el equipo anfitrión, que también quedó fuera de su copa.

Peor no le pudo ir al equipo galo, que cerró su deplorable transitar por Sudáfrica como último del Grupo A y se marcha de la copa con todo desaprobado: dos tropiezos, un empate y un solo gol en el torneo -el anotado hoy por Malouda a Sudáfrica- además de una grave crisis interna que ha impactado a la sociedad francesa.

 El francés Gourcuff se fue expulsado del partido en la derrota ante los Bafana bafana que por algunos minutos soñaron con el pase a la segunda ronda luego de los goles de Khumalo y Mphela, si bien dependían de un tropiezo más abultado de la selección mexicana, o incluso de Uruguay.

El juego, celebrado en el Free State Stadium, fue la etapa final del controvertido entrenador Raymond Domenech, cuya salida se anticipó desde antes del estallido del escándalo francés.

Doménech, quien en la víspera advirtió la posibilidad que algunos jugadores no se presentaran al partido contra los sudafricanos, ingresó a Cissé por el expulsado Nicolás Anelka, Clichy lo hizo por Evra, Squillaci por Abidal, Alou Diarra por Toulalán, quien está lesionado; Gourcuff por Malouda y Gignac por Govou.

Eran en teoría los aliados de Domenech, aunque por lo que ofrecieron en el terreno de juego también parecieron darle la espalda al ahora exseleccionador francés.

El veterano Thierry Henry, al igual que Malouda y Govou entraron en el complemento cuando ya Francia remaba cuesta arriba.

Sudáfrica tomó la delantera con cabezazo de Bongani Khumalo, en un error del guardameta Lloris, al minuto 20.

Cinco minutos después el árbitro expulsó a Gourcuff, y después Katlego Mphela aprovechó una serie de rechaces en el área para anotar el segundo a los 37 minutos.

El resultado parcial obligó a los sudafricanos a sacar las calculadoras, que con dos goles más tenían el pase a octavos de final a sabiendas de que Uruguay superaba a México en el marcador parcial. Para ello, los Bafana bafana necesitaban la combinación de un tropiezo mexicano por más de dos goles.

Sin embargo, la diferencia de gol no les favoreció: +1 para los mexicanos y -2 para los sudafricanos.

Pero cuando mejor jugaba Sudáfrica vino el descuento de Malouda, a servicio de Franck Ribery.

Y tras la anotación, Sudáfrica optó por preservar la ventaja.

No obstante la victoria, Sudáfrica se convirtió en el primer país organizador de un Mundial que queda eliminado en la primera fase.

Al final, los reclamos airados entre los entrenadores Carlos Alberto Parreira y Raymond Domenech fue la triste estampa de la tensión que priva en el equipo francés, que hoy selló una de sus páginas más negras en sus participaciones mundialistas.

Al final del juego, Parreira se acercó a su colega para darle la mano a Domenech. Pero el francés se negó a corresponderle. El brasileño le pidió explicaciones. Sin embargo, Carlos Alberto no obtuvo respuesta.

Comentarios