Vendaval de críticas a selección de Italia

viernes, 4 de junio de 2010

México, D. F., 4 de junio (apro).- Un día después de la histórica derrota ante la selección de México (1-2), en Italia no cesa el vendaval de críticas contra su representativo, el actual campeón del mundo.

Aún cuando se trató del primer juego premundialista de los italianos, cuyos jugadores llegaban de realizar un campamento de altura, para el diario Corriere dello Sport fue una "Italia de escalofríos", tan mediocre y errática que "México parecía Brasil”.

“Es una alarma con una condición insuficiente, una defensa preocupante, veteranos no a la altura y atacantes que sufren. En suma, peor imposible”, destacó.

“México y nubes, con Italia en alarma”, inició su nota Tuttosport, que inmediatamente añadió: “los italianos son sólo la sombra de lo que habían sido en Berlín (la final ganada en Alemania 2006), pero el cabezón de (el entrenador Marcelo) Lippi sigue por su camino, sin escuchar las críticas que le caen de todas partes por no haber llamado a jugadores insustituibles”.

El periódico refiere sobre aquellos elementos que el seleccionador  nacional apartó para la Copa del Mundo de Sudáfrica, entre ellos Francesco Totti, Antonio Cassano y Mario Balotelli.

“Italia ay ay ay", tituló el diario La Gazzetta dello Sport, y agrega que su selección fue “demasiado horrible para ser verdadera” y que “Buffon descubrió que el muro de Berlín se cae a pedazos”.

Iaquinta en otra función

En Sestriere, la concentración del equipo italiano, el delantero Vincenzo Iaquinta aceptó que juega mejor en su posición habitual, y no en la zona derecha, donde lo colocó el seleccionador nacional Marcello Lippi durante el partido amistoso contra México.

“Juego mejor a la izquierda. Y en la derecha, si además tengo que jugar como lateral, no estoy en mi papel. Pero esto (Marcello) Lippi lo sabe perfectamente, pero me pidió jugar así y me sacrifico”.

Además, detalló: “me pidieron que siguiera al lateral. Pero si lo hacía no me quedaban fuerzas para estar presente en ataque”.

Y aceptó: “no puedo ir a ver al seleccionador y decirle que quiero jugar en otro lugar, sino me despedirá”.

 

Comentarios