Aficionado agredido, seguidor de Cruz Azul; quería saludar a sus ídolos

lunes, 16 de mayo de 2011

MÉXICO, DF., 16 de mayo (apro).- Con un pago de 30 pesos recobró su libertad el espontáneo que saltó anoche en el estadio Morelos durante el partido entre el Morelia y Cruz Azul, y a menos de 24 horas de los incidentes suscitados en el terreno de juego.

Octavio Pérez Muñoz, de 21 años de edad, a quien se le atribuye haber provocado el zafarrancho que protagonizaron jugadores y parte del cuerpo técnico de los referidos equipos, es originario de Acámbaro, Guanajuato.

El aficionado, quien estudia en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, prometió que dejará de irle a su equipo favorito, Cruz Azul, después de los acontecimientos del pasado domingo.

Reveló incluso que ingresó a la cancha con la única finalidad de “saludar” a sus ahora exídolos.

En una primera imagen se aprecia cuando Octavio Pérez Muñoz estira la mano para saludar al capitán de Cruz Azul, Gerardo Torrado, quien se negó a corresponderle, cuando inmediatamente el mediocampista argentino Christian Giménez lo pateó sin razón.

Acto seguido el defensa chileno Waldo Ponce también repartió golpes. El propio defensa fue alcanzado por un puñetazo del preparador físico del Morelia, Sergio Augusto Martín, quien a su vez fue “descontado” con un cabezazo del portero de Cruz Azul, José de Jesús Corona, que por lo pronto le ocasionó desviación del tabique nasal.

El desagradable espectáculo extracancha será analizados por la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol para fincar responsabilidades.

 

Comentarios