COI despoja a Armstrong de medalla de bronce obtenida en Sydney 2000

jueves, 17 de enero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El exciclista estadunidense Lance Armstrong deberá devolver la medalla de bronce que obtuvo en los Juegos Olímpicos de Sydney. Como parte de las secuelas por el escándalo del dopaje, el Comité Olímpico Internacional (COI) envió una carta a Armstrong el pasado miércoles en la que le piden regresar la presea, luego de que el organismo recibió la confirmación de la Unión Ciclista Internacional de que el deportista no apeló la decisión de descalificarlo. El consejo ejecutivo del COI discutió la revocación de la medalla el mes pasado, pero aplazó su decisión hasta que la Unión Ciclista Internacional notificara formalmente a Armstrong que había sido despojado de sus siete títulos del Tour de Francia y de todos sus resultados desde 1998. Tenía 21 días para apelar. El pasado lunes 14, Armstrong admitió por primera vez que recurrió a sustancias prohibidas para cincelar su palmarés durante la entrevista que sostuvo con la presentadora Oprah Winfrey, y que se transmitirá este jueves completa en el canal OWN en horario de máxima audiencia. Expertos opinan que el alcance de la confesión de Armstrong se trata del primer paso de una campaña para lavar su imagen y poder volver un día a la alta competición. El diario The New York Times publicó una nota en la que aseguraba que el tejano no tiene pensado testificar contra sus colegas en el pelotón, pero sí contra varios responsables de la Unión Ciclista Internacional (UCI) y quizá también contra algunos propietarios del equipo con el que ganó seis de sus siete títulos en París. A lo primero habría accedido Armstrong para reducir la sanción de por vida que le impuso la agencia antidopaje de Estados Unidos y que le impide competir en las pruebas atléticas en las que el ciclista había empezado a participar en los últimos años. Lo segundo tiene que ver con la demanda presentada para recuperar el presupuesto del equipo US Postal, en cuyo patrocinio se invirtieron unos 30 millones de dólares del contribuyente. Según el diario, Armstrong podría apuntar contra quienes han dirigido la UCI en los últimos años: Hein Verbruggen (1991-2005) y Pat McQuaid (2005), sobre quienes siempre ha planeado la sospecha de haber encubierto los manejos del deportista de Austin. Unos minutos antes de someterse a las preguntas de su anfitriona, Armstrong hizo una breve escala en la sede de Livestrong: la fundación contra el cáncer que fundó en 1997 después de sufrir un tumor en un testículo que estuvo a punto de retirarse del ciclismo de elite. Según varios testigos, el tejano se disculpó en un discurso que duró unos 20 minutos y que pronunció delante de unas 100 personas. Quienes presenciaron la escena dicen que hubo lágrimas en las mejillas de algunos de los empleados y que el ciclista no reconoció haber recurrido a sustancias prohibidas. Armstrong pidió perdón por decepcionar a quienes trabajan en la fundación y prometió luchar por restituir su reputación en los próximos años. No hubo preguntas incómodas durante su intervención, que concluyó con unas palabras sobre el valor sentimental de Livestrong y sobre la relación especial que le une con sus empleados.

Comentarios