Por cantos racistas interrumpen juego en Italia; en el Azteca insultan a Benítez y no pasa nada

lunes, 13 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El encuentro entre el Milan y el Roma efectuado ayer domingo fue suspendido durante 97 minutos porque aficionados le dedicaron cantos racistas a los jugadores Mario Balotelli y Kevin-Prince Boateng. Ante ello, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, declaró: "Horrorizado de leer sobre los abusos racistas en la Seria A anoche'', escribió Blatter el lunes en su cuenta de Twitter, "es un tema complejo, pero estamos decididos a tomar medidas, no sólo de palabra". El líder del organismo rector del futbol indicó que un grupo de tareas de la FIFA está preparando un plan de acción para las 209 asociaciones afiliadas. El árbitro Gianluca Rocchi dispuso parar el juego porque los aficionados ignoraban la voz del estadio, que pedía que pusiesen fin a los cánticos. Es la primera vez que un partido de Italia es interrumpido por este motivo. Balotelli es un italiano de raza negra, hijo de inmigrantes de Ghana, y es pilar de la selección italiana, mientras que Boateng nació en Alemania, hijo de madre alemana y padre de Ghana, y juega en la selección de Ghana. Ambos son jugadores del Milan. El partido terminó 0-0 y la liga multó a Roma con 50 mil euros. Por su lado, el sábado en el estadio Azteca, el ecuatoriano Christian Benítez quien anotó los dos goles del triunfo del América sobre Pumas, que le dio el pase a la semifinal contra el Monterrey, sufrió de nuevo ataques racistas. De la cabecera sur del inmueble de Coapa, donde se ubicaban las porras universitarias, surgían sonidos guturales que emulaban a los generados por los changos, cada que el futbolista, de piel negra, tocaba el esférico. En este caso no se interrumpió el juego y hasta el monento no se ha presentado alguna denuncia o inconformidad.

Comentarios