Me voy del América por dignidad: Mohamed

sábado, 13 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El partido de vuelta de la final del Torneo Apertura 2014 de la Liga Mx será el último al frente del América para el técnico Antonio Mohamed. En una entrevista con la cadena ESPN, el argentino declaró que deja el equipo por dignidad, pues considera que las formas en las que la directiva se manejó con él no fueron las mejores. “Mañana es mi último partido, me despido de la gente, quiero agradecer a los que me trajeron y el agradecimiento a la gente es total”. Afirmó que la cúpula azulcrema no le comunicó en ningún momento su salida y ante este hecho decidió usar a la prensa como un canal de comunicación. “Mi dignidad está por encima de cualquier cosa y eso es de toda la gente, la dignidad está por encima”. Indicó que no será ni el primer ni último club que dirija. A partir del lunes, apuntó, será una persona que está sin trabajo y seguramente cuando se incorpore a otro club será un rival más del América. El técnico destacó en la entrevista con ESPN que aunque en las últimas semanas vivió sinsabores con la dirigencia, “hoy defiendo con toda el alma a este equipo, porque me contrataron. Yo tengo dignidad y cuando se habla de otro entrenador agarro mis cosas y me voy a mi casa. Esto lo digo desde hace dos semanas y todos sabían lo que iba a pasar”. Turco explicó que habría preferido una mayor claridad por parte de los altos mandos del conjunto capitalino respecto de su salida o continuidad. Reveló que a la directiva azulcrema le molestó que usara los medios de comunicación para expresar su descontento, pero él también se encontraba enojado, pues se enteró que no estaría para el siguiente torneo a través de terceras personas. “No me arrepiento, porque cualquier problema lo hablé y del problema de ayer lo hablé con Peláez. No hay arrepentimiento de parte mía, pero me hubiera gustado que me dijeran las cosas”, sentenció. América recibirá este domingo a Tigres de la UANL, en la vuelta de la final, a la que llega con desventaja por la mínima diferencia luego del primer partido.