Llegan protestas antimundial a Copacabana

martes, 10 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- "Un Mundial en un país de miseria financiado con dinero público es un problema moral", destaca el letrero escrito en portugués e inglés y que este día se exhibió en la playa de Copacabana de Río de Janeiro, como parte de las protestas contra la justa futbolera que arranca el jueves con el partido Brasil-Croacia. Junto a las pancartas, la organización no gubernamental Río da Paz hizo rodar doce balones gigantes pintados con cruces rojas, simbolizando las doce sedes de Brasil 2014, en una creativa forma de protestar contra los elevados gastos del gobierno brasileño en la construcción de los 12 estadios mundialistas. La protesta está dirigida no sólo al gobierno que encabeza Dilma Rousseff sino también a la FIFA y a los candidatos en las elecciones presidenciales de octubre próximo, dijeron voceros de Río da Paz. Además, miembros de Río da Paz distribuyeron un comunicado en el que piden que se guarde un minuto de silencio en el partido inaugural del Mundial, el próximo jueves en Sao Paulo, en memoria de los ocho obreros que murieron en la construcción de los estadios que serán usados en la competición. La organización le exige al gobierno que pida perdón por "haber invertido una fortuna de dinero público en una competición deportiva", que, según cifras oficiales, le costó unos 25 mil millones de reales (11 mil 300 millones de dólares) al Estado. Río de Paz criticó además que "no se haya consultado al pueblo" sobre la decisión de organizar el Mundial y demandó que se obligue a la FIFA a "declarar objetivamente cuánto de las ganancias astronómicas que obtendrá se quedará en Brasil".