Cuauhtémoc Blanco, entre los futbolistas más teatreros del mundo

martes, 17 de junio de 2014
MONTERREY, N.L., (apro).- Un estudio de la Universidad de Shieffield, Inglaterra, sobre faltas fingidas en el futbol arrojó que en el Mundial de Sudáfrica 2010 hubo por lo menos 390 intentos por engañar al árbitro. Efectuado por el sicólogo de esa institución, Chris Stride, el estudio reveló que los jugadores más teatreros en esa Copa, por su tendencia a actuar faltas, fueron el mexicano Cuauhtémoc Blanco; el marfileño Abdul Kader Keita; y el portugués Cristiano Ronaldo. Brasil fue el equipo que más faltas fingió en el torneo. De acuerdo con el reporte difundido por la publicación norteamericana The New Yorker (TNY) con el título: Engaños en un bello juego, el académico emprendió su investigación al percatarse de los numerosos trucos que utilizan los jugadores durante un evento, como un encuentro de futbol, que tiene duración de 90 minutos. Stride se concentró en las chapuzas de los jugadores durante los 64 encuentros disputados durante la pasada copa africana. Los resultados de su indagación de cuatro años aún no se han publicado, dice la nota. El académico dispuso que dos de sus asistentes observaran cada minuto de los partidos que dirimieron los 32 equipos que participaron en ese torneo, donde España se alzó como campeón. Es, quizás, el estudio más preciso hecho hasta ahora sobre el tema. Para categorizar las infracciones, estableció dos tipos de faltas: el profesional, con el que denomina los que generalmente cometen los defensores cuando detienen a un rival que los ataca; en esta categoría caen, también, las infracciones que cometen los que arrojan la pelota lejos, para demorar el juego o los porteros que, con el mismo propósito, simulan que tienen las agujetas desatadas, para atárselas y ganar minutos. La otra penalización es lo que en América se conoce como faltas fingidas o teatro (classic cheating o simulation cheating), que consiste en caídas falsas, o lesiones aparentemente severas que ameritan la entrada de asistencias, para descontar minutos. Este tipo de acciones son generalmente cometidas por los delanteros, con la intención de que los defensores sean sancionados. Fueron ignoradas, para esta investigación, las faltas tradicionales. En el adelanto de las conclusiones del estudioso inglés, la nota del TNY señala que si hubo 390 trampas detectadas, en 64 encuentros, en promedio fueron observadas seis acciones por cotejo. En total, tres de cada cuatro fueron faltas profesionales, de las cuales, 87% fueron detectadas por los árbitros. Las demás faltas detectadas fueron simulaciones que, en su mayoría, consiguieron engañar al juez. Entre los que más trampa hicieron está Brasil, que tuvo 3.5 incidentes por juego, estadística que lo coloca en el nivel más alto de las faltas profesionales. Le siguieron Portugal, Chile e Italia, con dos incidentes por encuentro. Dice el NYT: “De los jugadores, los dos más falsos son Abdul Kader Keita, de Costa de Marfil, y Cuauhtémoc Blanco, de México. El tercero fue Cristiano Ronaldo”. Como parte del estudio, fueron encuestados 500 aficionados. Más del 70% se mostró en desacuerdo con las faltas fingidas o profesionales, aunque las cometiera el equipo de su preferencia. De acuerdo con el adelanto publicado por The New Yorker, el uso de la tecnología hace que sean detectadas más fácilmente las faltas falsas. Se supone, según Stride, que los jugadores fingen ahora menos, porque saben que muy probablemente sean hallados culpables en las repeticiones y en los programas especializados posteriores a los encuentros. Y la reglamentación ahora permite que los futbolistas teatreros sean castigados aún después de concluido el duelo. El interés de Stride con este análisis es determinar, en un torneo como la Copa del Mundo, si la trampa surge como un recurso del individuo, ante una determinada situación del juego o si es una tendencia de la ética nacional del equipo. Es por eso que decidió emprender la colección de datos, basándose en las acciones que, en cada partido, pretendían engañar al árbitro para obtener una ventaja. La nota no dice cuándo será publicado el estudio. La polémica sobre los arbitrajes se reavivó en esta copa del mundo Brasil 2014 en el juego inaugural de Brasil contra Croacia. Cuando el partido estaba empatado a un tanto, en el minuto 61 el atacante carioca Fred, aparentemente fingió una falta, al caer adentro del área. El silbante marcó penal, que fue marcado por Neymar, lo que decidió el rumbo del encuentro que terminó 3-1 a favor de Brasil.

Comentarios