Tras la derrota, aficionados argentinos desatan violencia

domingo, 13 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Tras la derrota de Argentina en la final del Mundial Brasil 2014, miles de personas acudieron al Obelisco de Buenos Aires a festejar el subcampeonato de su selección, sin embargo un grupo de aficionados, conocidos como “barras bravas” ocasionaron diversos destrozos. De acuerdo con el diario argentino Clarín, los hinchas provocaron destrozos en el menos dos móviles de televisión, además de lanzar objetos contundentes a los policías antimotines. La Policía disparó balas de goma y bombas lacrimógenas para intentar controlar la situación. Los ciudadanos ingresaron a restaurantes y lugares cerrados para protegerse de las bombas lacrimógenas. En aparente estado de ebriedad, algunos hinchas incluso se colgaron de los semáforos poniendo en riesgo su propia vida. No obstante, la Policía reaccionó tarde y cuando la Guardia de Infantería llegó al lugar hubo algunas pedradas. Los agentes se retiraron sin detener a nadie y todavía persiste el clima de tensión en el sector de los disturbios, reportó el Clarín. A pesar de la derrota ante Alemania, miles de argentinos salieron a las calles para festejar y darle su respaldo a su selección, que llegó a la final de la Copa del Mundo luego de 24 años.

Comentarios