Pachuca, campeón con gol de último minuto; la figura, el "Conejo" Pérez

domingo, 29 de mayo de 2016
MONTERREY (apro).- En tiempo de compensación y con diez hombres, los jóvenes del Pachuca anotaron el gol con el que le arrebataron al Monterrey el campeonato del torneo Clausura 2016. Victor Guzmán, quien había ingresado de cambio en el segundo tiempo, anotó en el minuto 93 el tanto con el que los Tuzos empataron a un gol y se impusieron 2-1 en el global, en el Estadio de Futbol Monterrey. Los 53 mil aficionados reunidos en el coloso de La Pastora, atestiguaron atónitos cómo los de Hidalgo se llevaron la copa en un partido en el que, pese al triunfo, los ahora monarcas hicieron lo necesario para perder. La Pandilla tuvo en un puño a los Tuzos cuando, con el marcador 1-0 a favor de los locales, en el minuto 74 Aquivaldo Mosquera se hizo expulsar al detener a Dorlan Pabón que se escapaba solo ante el arquero Oscar Pérez que esta noche se convirtió en el héroe del Pachuca, al evitar, al menos, cuatro goles. Pero los Rayados, que acudieron al compromiso sintiéndose campeones, no supieron resolver un juego que tenían en la bolsa. El colombiano Edwin Cardona se dio el lujo de fallar un penal antes de que se abriera el marcador. La sexta estrella de Tuzos se escribió con un primer tiempo en el que jugaron a conservar la ventaja de un gol que habían obtenido el jueves en la ida en el Estadio Hidalgo, aunque la estrategia provocó una avalancha de los delanteros locales. La primera parte fue de dominio absoluto de los anfitriones. En el minuto 20 Ayoví tuvo un primer aviso con un fogonazo que pasó rasurando el poste izquierdo del Conejo . Dos minutos después, Basanta echó por arriba un franco remate de cabeza en un corner. Pachuca, en su desesperación, buscaba dilatar el partido, ante la complacencia del árbitro Francisco Ramírez. La Pandilla estaba adueñado de tres cuartos de cancha y los Tuzos solo contenían, como podían cada uno de los embates. Al minuto 31 el árbitro decretó un penal sobre Cardoso, a favor de Rayados. Sin embargo, Cardona voló la ejecución y el juego se mantuvo en empate sin goles y con ventaja global para Tuzos. Y vino el agobio regiomontano. Al minuto 33, Cardona disparó con fuerza y el Conejo volvió a contener la metralla. Otra vez el veterano guardameta mantuvo intacto el arco, al contener una chilena de Funes Mori dentro del área. Y al minuto 39, Pabón abrió el tanteador al recibir un cobro en corto de tiro de esquina. Como es su jugada acostumbrada, bordeó el área con fintas y en cuanto vio un hueco, soltó un fogonazo que hizo inútil la estirada del arquero visitante. Hasta entonces Pachuca reaccionó y adelantó líneas, aunque ya no pudo hacer nada en el resto de la etapa inicial. En el segundo acto, Monterrey y Pachuca ofrecieron un juego prodigioso y enseñaron el fino futbol que los encumbró como primero y segundo lugar de la temporada regular. Los Tuzos, dirigidos por Diego Alonso comenzaron a tocar la pelota con excelsas triangulaciones entre Rodolfo Pizarro, el Chucky Lozano, Erick Gutiérrez y Franco Jara. Pero los norteños dirigidos por Antonio Mohamed plantearon el esquema que les dio el mejor resultado: esperar a los rivales y contragolpear con el tridente poderoso de Pabón, Edwin Cardona y Rogelio Funes Mori. Por los de Hidalgo, Erick Gutiérrez le dejó el puesto en el 64 a Víctor Guzmán para reforzar la media cancha, ante las llegadas más frecuentes de los Rayados. Después de la expulsión de Aquivaldo, Tuzos solo se dedicó a defender en espera de un milagro que llegó en forma del cabezazo que encajó Guzmán, ante la mirada de Jonathan Orozco que había tenido una noche tranquila y sin sobresaltos. Al final Pachuca celebró el producto de la humildad y Rayados vio perdida la temporada perfecta en la que se sintió anticipadamente campeón. Cantera mató cartera, dirá Jesús Martínez el directivo de los Tuzos.

Comentarios