'No voy a pagar ni madres”, dice dueño de Tiburones a exempleados que ganaron laudo

jueves, 5 de mayo de 2016
XALAPA, Ver. (apro).- El dueño de los Tiburones Rojos de Veracruz y presidente de la Promotora Deportiva del Valle de Orizaba, Fidel Kuri Grajales, envió a su apoderado legal, Rafael Rodall Osegura a decirle a los doce empleados que ganaron un laudo laboral en enero pasado que “no va a pagar ni madres”. Rodall Osegura se presentó ante Julio Cesar Arroyo, vocero de los diez empleados que ganaron una resolución laboral radicada en el expediente 11/X/2011 de la Junta de Conciliación y Arbitraje (JCA) de Boca del Río por un monto de 12 millones de pesos, a decir que Fidel Kuri, quien también se desempeña como diputado federal del PRI, está “muy encabronado” porque los exempleados del club deportivo llevaron el litigio laboral a los medios nacionales. En entrevista, Arroyo explica que en enero la junta de conciliación falló a su favor y el pasado 8 de abril, el primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo ordenó a la Asociación Civil “Promotora Deportiva del Valle de Orizaba, A.C.” a pagar el laudo laboral, situación que casi un mes después no se ha concretado. “Han sido 5 años de batalla legal, luego de promover varios amparos ante la justicia federal para que el expediente laboral 111/X/2011 fuera avanzando ante la Junta Especial Número Diez de la Local de Conciliación y Arbitraje, jurídicamente –remarca- se han agotado todos las instancias legales para evadir el pago del cumplimiento del laudo”, expone Arroyo. Sin embargo, Rafael Rodall apoderado legal del club deportivo Tiburones Rojos, expresó ante los exempleados que “su patrón” es una persona muy caprichosa y que sigue firme en la postura de no desembolsar ni un solo peso en la querella laboral. “La contrapuesta que nos hicieron llegar fue que Fidel Kuri dijo que lo tenemos hasta la madre, porque lo hemos exhibido ante la prensa, que no va a pagar nada, le pidió a su abogado que lo siga litigando (el laudo adverso) y le busque algo al expediente laboral para inventar (sic). Solicitó que busque la configuración de un delito de tipo penal para lograr meternos a la cárcel”, expresa Arroyo. Al día de hoy, la ejecución del laudo no ha podido ser notificada, pues en la Secretaria del Trabajo y Previsión Social (STyPS) trabaja Gabriel Deantes, exoperador político del PRI y amigo personal del propio Fidel Kuri. Con una resolución laboral a su favor radicada en el expediente 11/X/2011 de la Junta de Conciliación y Arbitraje (JCA) de Boca del Río, 12 exempleados del Club Deportivo Tiburones Rojos continúan reclamando el pago de nómina, salarios caídos y un finiquito por un monto de 12 millones de pesos que al día de hoy, el presidente, Fidel Kuri Grajales se ha negado a cubrir pese a que el resolutivo de laudos le resultó adverso. Arroyo añadió que el deslinde de Kuri es ilógico, pues fue el gobierno de Duarte quien cedió en comodato el Estadio Luis Pirata Fuente, la marca del equipo, el logo, las cartas de los jugadores, pero también los pasivos y compromisos financieros que tiene el equipo. “Sí Kuri y su empresa usufructúan marca, logo e instalaciones pues obtiene todos los beneficios económicos: cobro de taquilla, estacionamiento, venta de productos y demás, por consiguiente, obtiene un beneficio económico, que quiere decir que se está beneficiando de la fuente de trabajo y que el patrón no es el que paga (en este caso nos pagaba) sino el que obtiene un beneficio de la fuente de trabajo, de eso hay jurisprudencia”. Con la ejecución de la nota laboral a su favor, Julio Cesar Arroyo y once empleados más, aseguran que el próximo “paso jurídico y laboral” será “embargar los derechos federativos y económicos” de los jugadores profesionales del actual torneo de clausura de La Liga MX, aunado a sus cuentas bancarias pagaderas a los empleados administrativos.

Comentarios