Violencia e inseguridad no afectan economía, insiste Cordero

miércoles, 10 de noviembre de 2010

MEXICO, D.F., 10 de noviembre (apro).- El secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, descalificó hoy a los empresarios y analistas financieros que aseguran que la violencia y la inseguridad en el país sí han afectado la economía del país y son un freno para la recuperación de la actividad productiva.

“No hay evidencia cuantitativa” del impacto de esos fenómenos en la economía, dijo, y aseguró que aunque haya algunas zonas del país donde sí se ve afectada su actividad comercial, “no es la norma general en México”.

Al término de su participación en el foro “México Cumbre Económica” organizado por la agencia norteamericana Bloomberg, Cordero dijo estar convencido de que el país “sigue siendo un buen destino de inversión” y es “probablemente el mercado emergente latinoamericano más importante en este momento. La recuperación de la economía es sólida y fuerte”

Dijo también desconocer el estudio del Grupo BBVA Bancomer –que recibió amplia difusión la semana pasada--, en el que se señala que la violencia y la inseguridad han costado un 1.1% del Producto Interno Bruto (PIB) cada año, desde 2006, equivalente a más de 143 mil millones de pesos, a precios actuales.

Sin embargo, Cordero se ha quedado sólo en su discurso optimista, reiterativo desde hace semanas.

Apenas el viernes 5, Eugenio Garza Herrera, presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios –el organismo del Consejo Coordinador Empresarial que concentra a los hombres de mayor poder económico del país--, dijo que la violencia en México “se ha desbordado como nunca en la historia”.

Y en el caso de Nuevo León, agregó, los elevados índices de criminalidad están llevando a las empresas a salir del estado.

“La violencia sí está afectando –dijo Garza Herrera--; no hay que minimizar el problema, aunque tampoco hacerlo mas grande de lo que es”, pero es preciso atender el problema porque, dijo, está frenando la posibilidad de hacer negocios.

En ese mismo sentido se expresó hoy Everardo Elizondo Almaguer, exsubgobernador del Banco de México –dejó el cargo el 31 de diciembre de 2008, luego de ocho años--, quien afirmó que la inseguridad ha sido un factor que impide el crecimiento de la economía nacional, pues los inversionistas están amenazados por “depredadores de todo tipo”.

De acuerdo con información del corresponsal de Apro en Monterrey, Nuevo León, Luciano Campos, Elizondo aseguró que la inseguridad es una de las razones por las cuales no ha habido inversión suficiente en los últimos años en el país.

Dijo el hoy profesor de tiempo completo en el Tec de Monterrey y consejero del Grupo Financiero Banorte:

“Si no hay garantías para la seguridad física y patrimonial de los ciudadanos, pues la inversión va a ser baja, y si la inversión es baja, entonces la productividad por persona no va a crecer rápido. Si la productividad por persona no crece rápido, pues entonces no puede crecer el ingreso ni puede crecer el bienestar”.

También el discurso optimista del secretario de Hacienda se vio contrastado con la mesura de Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, quien también participó en el foro de Bloomberg, horas más tarde.

Si este fue un buen año gracias a las crecientes exportaciones, los próximos serán distintos, dijo. “El crecimiento externo será mucho menor y no jalará más a la economía mexicana, que tendrá un crecimiento más lento”, sentenció.

La “atonía” en la economía mundial –agregó Carstens--  obligará a México a buscar fuentes de crecimiento interno que reflejen un mayor gasto interno”, dijo.

Hasta ahora, señaló, ese gasto no se ha recuperado a los niveles previos a la crisis, sobre todo el gasto en bienes durables, que se encuentra muy rezagado. Igualmente la inversión no presenta un repunte significativo; está muy lejos del registrado el año pasado pese a que hay buenas oportunidades, indicó.

De manera implícita acusó a la banca y, en general, a las instituciones del sistema financiero, de no hacer su parte en el impulso de la economía. La banca, dijo, está muy bien capitalizada, cumple rigurosamente con los estándares internacionales más estrictos; las tasas de interés son históricamente bajas.

Es decir, afirmó, “están dados todos los elementos para una mayor expansión del crédito”.

Pero la banca, sugirió, sigue sin prestar lo suficiente; no arriesga.

También, como un elemento más de riesgo, Carstens señaló las recientes medidas de la Reserva Federal estadunidense, de inyectar a su economía 600 mil millones de dólares, que “generarán presiones en todo el mundo, sobre todo en los precios de las materias primas.

“De hecho –agregó--, ya se están registrando aumentos en varios granos, en el petróleo, en metales y en prácticamente todos los commodities (mercancías cuyo precio se fija internacionalmente). Eso repercutirá en México. Estaremos vigilantes”

Terminó: en 2011, la economía nacional sobrevivirá sin el impulso del “rebote”. Por eso urgió a detonar el mercado interno, a través de una mayor expansión del crédito.

Comentarios