Medio millón de empleos nuevos, presume Calderón

jueves, 1 de julio de 2010

MEXICO, D.F., 1 de julio (apro).- El presidente Felipe Calderón esperó a que faltaran tres días para la jornada electoral en 12 estados de la República, para decirle a la población que la economía del país marcha sobre ruedas, y que en materia de empleo él está cumpliendo su promesa de campaña: “Seré el presidente del empleo”.
    En un nuevo mensaje a la nación, transmitido por medios electrónicos en cadena nacional, Calderón presumió que en los primeros seis meses del año se han creado 513 mil empleos formales nuevos. Es decir, un promedio de 85 mil 550 empleos por mes en promedio.
    “Con estos resultados alcanzamos uno de los logros en materia de empleo más altos en la historia del país, desde que se tiene registro de ingresos al Seguro Social”, dijo.
    Que se haya creado medio millón de empleos en medio año, dijo, “es una muy buena noticia; es una muestra de que México está haciendo su tarea y que nuestra economía está registrando signos claros de recuperación”.
    Apoyó su dicho en datos macroeconómicos:
--El Producto Interno Bruto del país durante el primer trimestre creció 4.3% y fue el primer crecimiento desde hace cinco trimestres.
--En abril, la actividad industrial aumentó más de 6% y, en especial, la industria manufacturera creció 11%.
--Durante mayo las exportaciones crecieron 44% anual, que es el mayor crecimiento desde 1994.
--Entre enero y abril de 2010, los productos mexicanos crecieron y alcanzaron 12.2% del total de todos los productos que importa Estados Unidos, de todo el mundo; es decir, es el mayor nivel que han registrado los productos mexicanos en el mercado americano en más de una década.
--La inflación está abajo del 4%, en 3.72%, lo que la ubica dentro del rango esperado por el Banco de México.
En suma, la economía y el empleo van viento en popa, según el presidente.
Sin embargo, una revisión de las cifras sobre empleo y desempleo del INEGI, muestra que no hay mucho que celebrar, por más que la creación de 513 mil nuevos empleos en medio año sea ciertamente una buena noticia, pues medio millón de mexicanos más tienen ingreso, así sea magro.
No son buenas las cuentas que puede rendir el actual gobierno. Al inicio de éste, al concluir 2006, había un millón 600 personas sin trabajo, en el desempleo abierto, sin amparo alguno. Esa cantidad significaba un 3.6% de la Población Económicamente Activa (PEA).
Ahora, en el primer trimestre de 2010 –pues las cifras consolidadas para el segundo trimestre las dará a conocer el INEGI en dos meses--  hay 2 millones 460 mil desempleados, el 5.3% de la PEA.
Es decir, hoy hay casi 900 mil desempleados más que al inicio del gobierno.
Dos trimestres antes, el tercero de 2009 --en el punto más crítico de la crisis--  estuvieron en el desempleo casi tres millones de personas –cifra inédita en el país--, el 6.2% de la PEA. Un millón 400 mil desocupados más que al finalizar 2006, cuando Calderón asumió la presidencia.
Y no sólo eso, sino que ante la falta de oportunidades en el trabajo formal, el mundo informal ha crecido notoriamente en la actual administración. Al inicio de este gobierno había 11 millones 400 mil personas ocupadas en la informalidad; es decir, con trabajos precarios, sin protección ni seguridad social. Esa cantidad representaba el 26.6% de la Población Ocupada.
Hoy la cifra de informales es de 12 millones 500 mil. Es decir un millón 100 mil personas más en la informalidad, equivalente al 28.6% del total de personas con trabajo (población ocupada).
Pero hay más criterios oficiales, del INEGI, para dimensionar la situación real del empleo y el desempleo en el país.
Por ejemplo, existe la llamada “tasa de ocupación parcial y desocupación”, que es el porcentaje de la PEA que se encuentra desocupada, más la ocupada que trabajó menos de 15 horas en la semana en que se levantó la encuesta de ocupación y empleo.
En el último trimestre de 2006 dicha tasa fue de 9.7% de la PEA; es decir, 4 millones 311 mil 362 personas que o no tenían trabajo o que lo tuvieron por muy breve lapso.
Hoy, al primer trimestre de este año, en esas condiciones están 5 millones 439 mil personas; es decir el 11.8% de la PEA. Un aumento de más de un millón 128 mil personas.
Otro indicador, que muestra la calidad de los empleos, es la “tasa de condiciones críticas de ocupación”, que suma tres condiciones: el porcentaje de la población ocupada en zonas urbanas, que se encuentra trabajando menos de 35 horas a la semana; la que trabaja más de 35 horas semanales, pero que su ingreso mensual es inferior al salario mínimo, y la que labora más de 48 horas semanales, pero que gana no más de dos salarios mínimos.
Al final de diciembre de 2006, esa tasa era de 11.7% de la población ocupada; es decir, 5 millones 13 mil personas. Ahora dicha tasa es de 12.2% de la población ocupada; o sea, 5 millones 323 mil personas; 310 mil más en condiciones precarias de ocupación.
Finalmente, está el dato de subocupación, que es el porcentaje de las personas que tienen trabajo, pero que les deja un ingreso tan magro que no les alcanza para satisfacer sus necesidades básicas, por lo cual buscan trabajar más horas o buscar un segundo o tercer empleo.
Al finalizar 2006 había 3 millones 85 mil personas desocupadas, que significaban el 7.2% de la población con trabajo. Ahora ese numero es de 5 millones 323 mil personas, el 12.2% de la población ocupada. Es decir el número de desocupados es mayor ahora en casi 2 millones 240 mil.
No hay, pues, mucho que celebrar en materia de empleo.