Rechazan que el proceso electoral influya en tipo de cambio

miércoles, 6 de junio de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanzas (IMEF) rechazó que el proceso electoral mexicano tenga repercusiones en el tipo de cambio, el cual ha presentado mayor volatilidad en las últimas semanas. En rueda de prensa, el presidente de ese organismo, Daniel Calleja Pinedo, señaló que “es muy difícil pensar que la cuestión política está en un momento dado teniendo injerencia en el tipo de cambio. “Definitivamente nosotros pensamos que es por cuestiones externas, en particular por la eurozona que está causando nerviosismo”. Calleja Pinedo se refirió a la incertidumbre económica que vive Europa, principalmente en países como Grecia, España e Italia, que presentan problemas de endeudamiento y provocan volatilidad en los mercados financieros y en el tipo de cambio. De hecho, el peso mexicano se disparó a 14.50 unidades por dólar en los últimos días, como consecuencia el Banco de México subastó dólares para contrarrestar la depreciación de la moneda nacional. El directivo explicó que otros países también están teniendo una depreciación cambiaria, ya que hay interdependencia global de los grandes capitales, quienes buscan destinos seguros. El IMEF advirtió que pese a la estabilidad macroeconómica del país, “la asignatura pendiente es el crecimiento promedio anual del PIB, debido a que esta tasa de crecimiento ha venido a la baja”. Calleja precisó que entre 1950 y 1980 el Producto Interno Bruto del país tuvo una tasa de crecimiento anual promedio de 6.6 por ciento, mientras que entre 1980 y 2000, esta tasa disminuyó a 2.5 por ciento. Fue más allá: “Si obtenemos la tasa promedio de los últimos 11 años, es decir del año 2000 al 2011, el crecimiento ha sido tan sólo de 1.8 por ciento”. Es decir, en los gobierno panistas el crecimiento económico es pírrico, cuando los especialistas y organismos internacionales han manifestado que México debe crecer a tasas del 6% para alcanzar el desarrollo. Ante esta situación, el IMEF advirtió que “por los nubarrones que existen en el sector externo, en el cual México tiene una alta dependencia, vemos más claro que nunca que nos encontramos en una verdadera encrucijada”. Daniel Calleja concluyó que el sector externo ha jugado un papel muy importante como el principal motor de crecimiento de la economía mexicana, “pero ahora presenta una disyuntiva que invita a discutir a fondo propuestas y alternativas para crecer más”.

Comentarios