Rechaza Carstens "tormenta perfecta" en México por problemas financieros

miércoles, 13 de febrero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La entrada masiva de capitales a México todavía no es tan grande como para generarle vulnerabilidades financieras al país. Tampoco hay síntomas de que se presente una burbuja por una expansión descontrolada del crédito, ni hay un boom de precios altos en activos, sobre todo inmobiliarios. Por tanto, no puede configurarse aún una “tormenta perfecta” –la conjugación de esos tres factores–, como la que ya están sufriendo algunos países emergentes, como Singapur, Hong Kong y otros. Así lo consideró hoy Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, luego de presentar el Informe sobre la Inflación, correspondiente al último trimestre de 2012. Sin embargo, dijo, la autoridad monetaria está muy vigilante para que no se den esos síntomas que lleven a la “tormenta perfecta”. Aseguró, por otra parte, que la Junta de Gobierno del banco central aún no toma ninguna decisión en relación a la tasa de interés de referencia, pero admitió que si se consolida en el país un entorno de menor crecimiento económico, si el Producto Interno Bruto se acerca a su crecimiento potencial y continúa a la bala la inflación, “podría ser aconsejable una reducción del objetivo de la tasa de interés a un día”, que es la tasa de referencia para el mercado, y que hoy es de 4.5%, el mismo nivel que mantiene desde agosto de 2009. Dijo Carstens: “De mantenerse ese entorno y ver un comportamiento favorable de las expectativas de inflación, una reducción en la tasa de referencia podría ser congruente con el proceso de convergencia de una inflación a su meta permanente de 3%”. Pero, insistió, “la reducción de la tasa de interés aún no es una decisión tomada”. La Junta de Gobierno del Banco de México se reunirá el próximo 8 de marzo para definir el objetivo de la tasa de interés interbancaria a un día. Durante la presentación del Informe sobre la Inflación para el periodo octubre-diciembre de 2012, Carstens detalló el escenario macroeconómico que el Banco de México prevé para 2013. En materia de crecimiento, se mantiene el pronóstico de un intervalo de entre 3% y 4% reportado en el informe anterior. Para el 2014 se espera un crecimiento del PIB de entre 3.2% y 4.2%, niveles acordes con las previsiones de un mayor crecimiento de la economía estadunidense para el año que entra. Respecto a la creación de empleos, el banco central cree que en 2013 podrán generarse entre 550 mil y 650 mil puestos de trabajo nuevos. Para el siguiente año podría ser de entre 700 mil y 800 mil nuevos empleos formales. Finalmente, se espera que la inflación, tanto este año como el próximo, se acerque a la meta de 3% anual, con algún aumento transitorio a fines del primer trimestre y principios del segundo.  

Comentarios