México crecerá este año más que EU o Brasil, promete Videgaray

miércoles, 8 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Los nubarrones presentes en la economía mexicana parecen alejarse en 2014, o al menos así lo dejó ver el secretario de Hacienda (SHCP), Luis Videgaray, quien aseguró que los motores externo e interno funcionarán sin trabas, e incluso el país crecerá más que Estados Unidos, Reino Unido o Japón, Rusia, Sudáfrica y Brasil. Al participar en la XXV Reunión Anual de Embajadores y Cónsules de México celebrada en las instalaciones de la cancillería, Videgaray de plano desbordó el optimismo y sentenció: “Las perspectivas de crecimiento para el año 2014, nuestra estimación, es que la economía crecerá aproximadamente 3.9%, lo cual sitúa a México con un crecimiento por arriba del crecimiento esperado para el resto del mundo”. De hecho, dijo que 2013 fue un año “excepcional” para México, luego de la aprobación de las llamadas “reformas estructurales”, y que si creció menos de 1.5% se debió a “factores estacionales” (como el cambio de gobierno) y a condiciones externas. “Hay que destacar que en 2013 la economía mexicana tuvo crecimiento, tuvimos creación de empleos, pero claramente estuvimos por debajo de nuestro potencial, de lo esperado y de lo que necesitamos crecer”, argumentó el titular de la SHCP. Videgaray Caso precisó que lo anterior fue provocado por una debilidad notable de la demanda externa, particularmente en las exportaciones a Estados Unidos, y en segundo lugar por algunos factores internos como los relacionados con la industria de la construcción, tanto en materia de infraestructura pública, como en materia de vivienda. En este último tema, el encargado de las finanzas públicas del país justificó que el sector de la infraestructura pública está ampliamente asociado al gasto público, y aquí tuvo un efecto en 2013 que tuvo mucho que ver con la estacionalidad que provoca el cambio de administración federal. En el caso del motor externo, dijo que “en un contexto en el que 80% en promedio de nuestras exportaciones son a Estados Unidos, esto tiene un efecto inmediato sobre el desempeño de nuestra economía, que empezó a desacelerarse en el segundo semestre del 2012, y la desaceleración continuó hacia el primer semestre de este año”. Sin embargo, para el año que recién comienza, el panorama mejorará “ante una clara recuperación, tanto de la economía norteamericana y, por ende, ya de nuestras exportaciones a Estados Unidos”. “Si vemos, por ejemplo, se acaban de dar a conocer las cifras de exportaciones de vehículos a Estados Unidos, que es nuestra principal industria exportadora manufacturera, encontramos una clara recuperación en el segundo semestre del año, lo cual proyecta un mejor escenario de crecimiento por esta vía para lo que es 2014”, adelantó el funcionario federal. Mientras que al interior del país, las trabas para ejercer el gasto público desaparecerán: “Para 2014 el presupuesto se aprobó a tiempo, antes de la fecha constitucional del 15 de noviembre; las reglas de operación de todas las dependencias se emitieron antes del cierre del año, y se emitieron los oficios correspondientes para iniciar antes, incluso de 2014, los procesos significatorios de la obra pública”, presumió. También sostuvo que “tendremos un arranque muy importante desde el primer día del año del ejercicio del gasto público, específicamente en materia de infraestructura”. De las condiciones de pobreza que prevalecen en el país, Videgaray lo atribuyó a la baja productividad de los últimos 30 años, donde México ha crecido en un promedio anual de 2%. Como en otras intervenciones, Videgaray comparó el rezago de la productividad con otros países similares al nuestro y aprovechó el momento para resaltar la función de las reformas estructurales. Y señaló: “Tenemos que enfocarnos en hacer crecer la productividad en todo el país, en todas las industrias, en todas las ciudades, en todas las regiones, y para ello necesitamos voltear a ver la estructura económica de México, y esto implica hacer reformas estructurales, reformas transformadoras”. El resto de su discurso lo dedicó a enumerar los beneficios de las reformas y destacar la imagen del país ante el mundo. Es decir, a dar pinceladas de un nuevo panorama de la economía mexicana.  

Comentarios