La economía "sin señales de recuperación": Banxico

viernes, 21 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- A pesar del aumento “robusto” del gasto público presumido el jueves pasado por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, aún no se observa una clara recuperación en la demanda agregada, y por ende, en la actividad económica del país, reconoció el Banco de México (Banxico). Al dar a conocer el Anuncio de Política Monetaria, que mantiene la tasa de interés interbancaria un día en 3.5%; la institución gobernada por Agustín Carstens afirmó: “En particular, aun cuando el gasto público ha presentado un mayor dinamismo, las exportaciones, así como el consumo y la inversión privados todavía no muestran señales evidentes de aceleración”. Apenas el pasado jueves 20 de marzo, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) señaló que a diferencia del inicio del 2013, este año el gasto ha tenido “un incremento robusto” que en términos reales es de 20%. No sólo eso, según Videgaray la realidad económica será mejor pues confió en que el sector de la construcción se recuperará después de que el año pasado navegó en números negativos; además de que en que el sector externo tomará su rumbo luego de altibajos en 2013. En contraste, el Banxico consideró que en el margen, el balance de riesgos para el crecimiento de la actividad económica no ha mejorado de manera notoria, mientras que no perciben presiones sobre la inflación derivadas del comportamiento esperado de la demanda agregada. En otras palabras, el banco central enfatizó que “la actividad económica en México presentó una desaceleración hacia finales de 2013 y principios de 2014. De esta manera, todavía no se observa una clara recuperación en los diferentes componentes de la demanda agregada, mismos que se estima se habrían visto afectados en los últimos meses, principalmente, por fenómenos transitorios”. Inflación controlada Lo que si muestra mejoría, de acuerdo con el Banco de México, es la inflación, pese al incremento del precio del limón, que es “transitorio”, sin embargo, el alza de este producto colocó al Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en 4.23%. Al respecto, la institución dejo claro que “la evolución reciente de la inflación y sus expectativas apoyan la previsión de que su aumento en los meses previos ha sido transitorio y no se anticipa que se afecte el proceso de formación de precios en la economía. Incluso, conviene señalar que en el margen el balance de riesgos asociado a la inflación ha mejorado”. El Banxico señaló que la Junta de Gobierno se mantendrá atenta a todos los factores que pudieran afectar a la inflación y a sus expectativas para horizontes de mediano y largo plazos, en particular a la evolución del grado de holgura en la economía. También, abundó, vigilará las implicaciones que tenga la postura monetaria relativa de México frente a la de Estados Unidos, sobre las previsiones para la inflación, con el fin de estar en condiciones de alcanzar la meta de inflación señalada que es del 3% (+/- un punto porcentual). Pero es en el principal socio comercial de México donde hay un mar de dudas sobre el avance de su economía ante la reducción de la compra de bonos por parte de la Reserva Federal (Fed). Es ahí donde el Banco de México hace énfasis. Además la economía norteamericana avanza a paso lento y en consecuencia, afecta las exportaciones nacionales. El panorama no es tan sencillo en lo que resta del año. El optimismo gubernamental queda ensimismado cuando el Banxico advierte nubarrones y los especialistas ya recortaron su pronóstico de crecimiento de 3.9% hasta 2.7%. El único que considera que “no hay elementos para el ajuste” es la dependencia encabezada por Luis Videgaray.

Comentarios